Portada » Aniversario de la Guerra de Coto: 1921-2021

Aniversario de la Guerra de Coto: 1921-2021

Anniversary of the War of Coto: 1921-2021

Captura de Pantalla 2022-07-26 a la(s) 17.52.55

Introducci贸n

El presente art铆culo tiene como fin describir los principales acontecimientos hist贸ricos del conflicto militar librado en la Zona Sur del pa铆s, a finales del mes de febrero y en marzo del a帽o de 1921, el cual tuvo sus or铆genes en disputas territoriales y lim铆trofes entre las rep煤blicas de Costa Rica y Panam谩.

Este es un conflicto desconocido para muchos costarricenses, a pesar de que en 茅l se defendi贸 la soberan铆a nacional, involucrando la movilizaci贸n militar del pa铆s a principios del siglo XX. Posteriormente, fue invisibilizada en los contenidos de los programas de estudio de la educaci贸n primaria y secundaria formal costarricense, pasando casi inadvertida en la historia oficial durante d茅cadas. Al respecto, Arguedas (2019, pp. 167-168) plantea como razones de esta situaci贸n de 鈥渙lvido鈥 o silencio en la narraci贸n hist贸rica oficial el contrarrestar el papel b茅lico de Julio Acosta Garc铆a en la guerra, minimizar los conflictos con Panam谩 para llegar a un acuerdo lim铆trofe duradero, exaltando el papel del Estado como conciliador pac铆fico durante el  conflicto, los intereses econ贸micos de los grupos que adversaban al gobierno de Acosta Garc铆a, y a que 鈥渆n lo fundamental las disputas entre compa帽铆as imperialistas que explotaban estas tierras (鈥) los agentes de la Yunai presionaron al gobierno paname帽o para que planteara el conflicto de Coto鈥 (Gamboa, citado por Arguedas, p. 171).

Debe entenderse que una tarea primordial de la historia es develar y divulgar a las nuevas generaciones los acontecimientos que han marcado el devenir hist贸rico de los pueblos. Es as铆 que al analizar 鈥渆l pasado ya no es algo ajeno, propiedad de ciertos 鈥渉茅roes鈥, sino el producto del trabajo colectivo de todos los hombres y del cual se forma parte mientras dure nuestra vida鈥 (Murillo,1989, p. 21). Es ac谩 que surge el inter茅s, seg煤n enfatiza el historiador Marc Bloch (1982), de 鈥渃omprender y no juzgar鈥 los acontecimientos, las causas y consecuencias de todo hecho hist贸rico, y en espec铆fico en esta investigaci贸n, el desenvolvimiento y las particularidades de esta guerra con Panam谩.

Relacionado con los acontecimientos en Pueblo Nuevo de Coto, en 1921, el historiador Ricardo Fern谩ndez Guardia en su tradicional Cartilla hist贸rica de Costa Rica indic贸 las razones que propiciaron el conflicto b茅lico. Seg煤n Fern谩ndez (1984), Panam谩 despu茅s de su independencia ocurrida en 1903 no acept贸 las demarcaciones territoriales con Costa Rica, ni fueron ratificadas por aquella naci贸n:

Habiendo proclamado Panam谩 su independencia de Colombia en 1903, el gobierno de don Ascensi贸n Esquivel entr贸 en negociaciones con la nueva rep煤blica para el arreglo de la cuesti贸n de l铆mites; pero el tratado que con este objeto se firm贸 en 1905 no fue ratificado. En 1910, a fines de la administraci贸n Gonz谩lez V铆quez, se celebr贸 en Washington, con mediaci贸n de los Estados Unidos, la convenci贸n Anderson-Porras, en virtud de la cual qued贸 definitivamente aceptada la frontera establecida por el laudo Loubet en la parte de Pac铆fico y se someti贸 la fijaci贸n de la l铆nea divisoria en la parte de Atl谩ntico, al arbitraje del presidente de la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos. El 12 de setiembre de 1914 dict贸 su fallo el honorable Edward Douglas White, confirmando la interpretaci贸n dada por Costa Rica al laudo Loubet (Fern谩ndez, 1984, p. 139).

De texto anterior se deducen dos causas mediatas que confluyeron en el conflicto de Coto: en primer lugar, la demarcaci贸n lim铆trofe, al ser una elaboraci贸n artificial y convenio de Estados o partes, pudo ser el detonante del conflicto, pues gener贸 un desequilibro en la justa repartici贸n de tierras, lo que caus贸 malestar entre los habitantes de esas zonas adyacentes a la frontera. Y, en segundo lugar, la demarcaci贸n lim铆trofe de acuerdo al derecho internacional de la 茅poca se apoy贸 en la legitimaci贸n de pa铆ses extranjeros, quedando sujetos estos tipos de tratados a sentencias de 谩rbitros internacionales quienes deb铆an emitir un laudo (fallo o veredicto). Posteriormente, deb铆an ser ratificados al interior de cada naci贸n firmante, y en el caso que nos ata帽e, no satisfizo de manera absoluta a ninguno de los Estados.

Para Rodr铆guez (1991), la causa inmediata que precipita los enfrentamientos que m谩s adelante se describir谩n se explica a partir de que el

21 de febrero Costa Rica se posesiona de Pueblo Nuevo de Coto, regi贸n que ven铆an ocupando de hecho autoridades paname帽as; dos d铆as despu茅s las fuerzas de Panam谩 apresan a los costarricenses y el 28 atacan a un peque帽o destacamento de Costa Rica caus谩ndole cuatro muertos; el 1掳 de marzo hay un nuevo ataque produci茅ndose m谩s bajas. El 4 de marzo las fuerzas de Costa Rica se internan en territorio paname帽o y toman algunos poblados: Guabito, Las Delicias, Bocas del Toro y Almirante… (Rodr铆guez,1991, p. 154).

Or铆genes del conflicto: cronolog铆a de disputas lim铆trofes

Este conflicto tuvo como causa fundamental, seg煤n nos explica el historiador Luis Fernando Sibaja (1969), una a帽eja controversia sobre la fijaci贸n del l铆mite definitivo entre los dos pa铆ses.

Por su parte, en la obra del investigador paname帽o Carlos Humberto Cuestas (1999), en su libro Panam谩 y Costa Rica, entre la diplomacia y la guerra, enfatiza que

la delimitaci贸n de fronteras entre Colombia y Centroam茅rica primero, y luego entre Colombia, su sucesora la Rep煤blica de Panam谩, y la Rep煤blica de Costa Rica, constituy贸 un espinoso problema entre dos naciones vecinas y naturalmente amigas, no exento de peligrosas tensiones, que en ciclo casi interminable enfrent贸 complicadas negociaciones seguidas de movilizaciones de tropas, tanto en el Atl谩ntico como en el Pac铆fico( p. 39).

Los anteriores conflictos en la demarcaci贸n fronteriza tica-paname帽a se remontan incluso al periodo colonial, de acuerdo con lo se帽alado a profundidad por Sibaja (1969): la existencia de desacuerdos de fronteras entre Costa Rica y la Gran Colombia (debe recordarse que Panam谩 perteneci贸 a este pa铆s suramericano durante todo el per铆odo colonial hasta 1903). Contin煤a mencionando Sibaja (1969) que, en la Real C茅dula del 1 de diciembre de 1573, la provincia de Costa Rica reclamaba como l铆mite una l铆nea que part铆a del Escudo de Veragua, en el Atl谩ntico, y terminaba en el r铆o Chiriqu铆 Viejo, en la costa del Pac铆fico. Colombia, por su parte, se basaba en una Real Orden del 20 de noviembre de 1803 para reclamar como perteneciente a su territorio toda la Costa Atl谩ntica de Costa Rica, hasta la desembocadura del r铆o Sarapiqu铆. Por el lado del Pac铆fico, los colombianos fijaban el l铆mite en el r铆o Golfito.

El asunto empez贸 a agravarse, menciona Sibaja (1969), posterior a la independencia de Costa Rica en 1821 y durante todo el siglo XIX, pues no se logr贸 fijar correctamente sus l铆mites con Colombia (Panam谩 a煤n era parte de ese pa铆s para dicha 茅poca). Ante tal panorama, iniciando el siglo XX se propusieron de manera infructuosa intentos por resolver el asunto para crear un tratado de l铆mites duradero y beneficioso para las partes. Para ello fueron necesarios distintos pronunciamientos dados por representantes de Francia y Estados Unidos, los cuales fungieron como 谩rbitros internacionales. Seguidamente, se presenta un cuadro de dos intentos controversiales de establecer l铆mites entre Costa Rica y Panam谩, indicados por Sibaja (1969):

Fecha脕rbitro / nacionalidadNombre del tratadoRaz贸n del rechazo
11 de setiembre de 1900Emile Loubet, FranciaTratado Loubet, entre Costa Rica y Colombia.Costa Rica cuestion贸 este tratado al expresar que pose铆a vicio de ultra petita, ya que el 谩rbitro se hab铆a excedido en sus funciones al conceder a Colombia una regi贸n en la zona del Pac铆fico. (Panam谩 s铆 lo valida).
De 1910 al 12 de setiembre de 1914.Edward Douglas White, honorable Chief Justice de los Estados Unidos.Convenci贸n Anderson-Porras, entre Costa Rica y Panam谩 (independiente de Colombia desde 1903).   Tambi茅n llamado: Fallo White.Declara como no existente la l铆nea fronteriza en el Laudo Loubet en la zona del Atl谩ntico; estableci贸 la l铆nea divisoria de los dos pa铆ses. Panam谩 impugn贸 la decisi贸n argumentando que Mr. White se hab铆a extralimitado en los poderes que le hab铆an sido concedidos. (Costa Rica s铆 lo valida).

Fuente: Elaboraci贸n propia.

Desarrollo del conflicto armado

La causa inmediata del conflicto fue la instalaci贸n de las autoridades paname帽as en Pueblo Nuevo de Coto y Ca帽as Gordas en 1921, pertenecientes aquel al actual cant贸n de Corredores, y este al cant贸n de Coto Brus. Estas poblaciones eran consideradas por los paname帽os como parte de su corregimiento; ajust谩ndose al statu quo en su propio beneficio, asum铆an que su l铆mite era el R铆o Coto. La polic铆a paname帽a se hab铆a establecido algunos meses atr谩s con puestos permanentes para vigilar las posesiones. Panam谩 fortaleci贸 en Pueblo Nuevo la 鈥渃orregidur铆a de Coto鈥 para mantener el control al mando del Corregidor Manuel Salvador Pinz贸n.

El gobierno de Julio Acosta Garc铆a, ante este hecho, tom贸 la decisi贸n de enviar un contingente de hombres a la zona del conflicto, para resguardar el territorio nacional ocupado por una corregidur铆a paname帽a, reclamando esas tierras como suyas. En total estaban en disputa tres mil kil贸metros cuadrados de territorio.

La organizaci贸n militar costarricense estuvo al mando del secretario de guerra Aquiles Acosta Garc铆a, quien encomend贸 la primera incursi贸n al coronel H茅ctor Z煤帽iga Mora, nombrado como comandante militar de la zona del Golfo Dulce; y como jefe militar, al comandante a Daniel Gonz谩lez Soto. La presencia del primer contingente nacional dio paso al desenlace fat铆dico. La confianza en disponer de la regi贸n en cuesti贸n, la falta de estrategias, la carencia de una visi贸n militar integradora y el desconocimiento del espacio geogr谩fico aventajaron a las fuerzas enemigas para entregar vencidos a los nacionales.

La expedici贸n a Coto, al mando de H茅ctor Z煤帽iga Mora, se enrumb贸 hacia el puerto de Puntarenas, a mediados de febrero de 1921, para abordar las motonaves con entusiasmo y patriotismo, m谩s que con una estrategia militar. Iban a lugares desconocidos, navegando hacia el sur por el Pac铆fico, en condiciones inc贸modas por el reducido tama帽o de las lanchas. Les reforzar铆an tres embarcaciones m谩s: La Sultana, La Estrella y La Esperanza. El punto de llegada era Puntarenitas, en Santo Domingo de Golfo Dulce (hoy Golfito), donde les recibir铆a el lugarteniente Daniel Herrera Irigoyen, en ese punto de partida hacia Pueblo Nuevo, unos 12 kil贸metros r铆o adentro.

Al coronel H茅ctor Z煤帽iga Mora lo acompa帽aba el Jefe Militar Daniel Gonz谩lez Soto. 鈥淎 estos oficiales los secundaban el teniente Luis Rivera, los sargentos Roberto Murillo y Manuel Gonz谩lez, los cabos Antoniel Mora, Cecilio Porras, Gregorio Soto y Julio C贸rdoba, el corneta Alfonso Arias y 18 soldados de tropa鈥 (Cuestas, 1999, p. 147). Este primer grupo se form贸 con soldados del Cuartel de Alajuela, y el 21 de febrero de 1921 logra tomar Pueblo Nuevo de Coto, ordenando izar el pend贸n costarricense en la plaza cerca del puesto de polic铆a donde anteriormente estaba la de Panam谩.

Entre el d铆a 26 y el amanecer del d铆a 27 de febrero de 1921, seg煤n menciona Sibaja (1969), las fuerzas militares de Panam谩 organizadas por el capit谩n Manuel Quintero Villareal, nombrado Jefe Supremo de la Campa帽a por el presidente Belisario Porras, env铆an m谩s de un centenar de hombres paname帽os hacia Pueblo Nuevo. El capit谩n paname帽o Laureano Gasca y su gente, doce voluntarios de la poblaci贸n paname帽a de Bugaba, capturaron a los jefes de la misi贸n de Costa Rica: H茅ctor Z煤帽iga Mora y Daniel Gonz谩lez; al ser tomados prisioneros a orillas del r铆o Coto, sus hombres se entregan y las armas pasan a ser del bando paname帽o, echando a la suerte a sus compatriotas que les segu铆an, d谩ndoles toda la ventaja de operar una estrategia b茅lica a los enemigos. Estos se establecieron en Pueblo Nuevo, tomaron las posiciones para resguardar la entrada por el r铆o, con plena confianza por haber tomado la corregidur铆a sin dificultad, de manera que 鈥渆l general Quintero, veterano de las revoluciones colombianas, hab铆a avanzado sigilosamente con trescientos hombres, copado e intimidado la rendici贸n de nuestros veintitr茅s soldados, que comandaban los coroneles Z煤帽iga y Gonz谩lez鈥 (Padilla, 1971, p. 14).

Debe recordarse que en Panam谩 se hab铆a suprimido el ej茅rcito para evitar el enfrentamiento con los militares estadounidenses de la Zona del Canal; por esta raz贸n, tuvo que reclutar un grupo armado dirigido, como se indic贸 atr谩s, por el experimentado Manuel Quintero Villarreal, quien fue propuesto por el secretario de Hacienda y Tesoro de Panam谩, Eusebio Morales.

Por su parte, Daniel Herrera Irigoyen, que ocupaba el puesto de Jefe Pol铆tico del cant贸n de Osa, hizo una inspecci贸n del r铆o Coto y el desembarcadero, de modo que todo estaba tranquilo, sin sospechar el cautiverio de la primera misi贸n. Regres贸 a Santo Domingo de Golfo Dulce a la espera de las siguientes embarcaciones, confiado de que la regi贸n estaba custodiada por las fuerzas militares nacionales. Herrera era de origen mexicano, pero las vicisitudes de la revoluci贸n mexicana lo hab铆an tra铆do a Costa Rica. 鈥淢ejicano de origen y costarricense de alma, pertenec铆a a una distinguida familia yucateca. La revoluci贸n de su tierra lo trajo a Costa Rica. Fue poeta y escritor distinguido鈥 (Padilla, 1971, p. 12). A este militar le correspond铆a guiar las embarcaciones de la tropa costarricense.

Al respecto, Padilla (1971) se refiere a que una vez capturado el grupo de costarricenses que lideraba Z煤帽iga, 鈥渁nte la imposibilidad de tomar la plaza, los jefes paname帽os se hab铆an comprometido a respetar a los nuestros y no atacarnos, ya que se hab铆a cometido la ingenuidad de anunciar nuestra llegada鈥 (1971, p, 14). De acuerdo al excombatiente Guillermo Padilla, los paname帽os capturaron al primer grupo de costarricenses, los desarmaron y los tuvieron cautivos; eso les hizo conocer que vendr铆an refuerzos. Ante la ventajosa maniobra, los paname帽os tuvieron tiempo suficiente para preparar una emboscada que les resultar铆a exitosa; aquel pacto de honor se convertir铆a en odio contra los nuestros. Se dispusieron a cavar trincheras, a ubicar puntos estrat茅gicos en las riveras altas del r铆o Coto y, de forma premeditada, dejar izada la bandera patria para enga帽ar a los soldados nacionales.

El 27 de febrero 鈥渃omo a las 5:30 p.m., al llegar cerca de la desembocadura del r铆o Conte en las aguas del Coto, casi frente al ret茅n que deb铆a cubrir Sol铆s, oyeron el ruido de una gasolina (nombre dado a las embarcaciones fluviales de tama帽o mediano) que navegaba aguas arriba鈥 (Cuestas, 1999, p. 208). Se trataba de la embarcaci贸n costarricense La Sultana.

En este primer ataque, los paname帽os disparaban a mansalva desde tierra, sin darles la posibilidad de desembarcar. Ah铆 encajonadas en el cauce del r铆o sucumbieron las tripulaciones en la mejor posici贸n para ser abatidas por las r谩fagas fulminantes que ven铆a de las dos riberas. Entre los combatientes costarricenses se destacan los jefes de las comisiones: el capit谩n Miguel 脕ngel Obreg贸n y Daniel Herrera Irigoyen.

En su relato, Padilla (1971) afirma que:

Las reglas internacionales que tienen su cimiento en la hidalgu铆a se esfumaron en la conciencia de los vencedores. Y se produjo la tragedia sangrienta. Los muertos fueron dejados sobre el c茅sped y cubiertos piadosamente con hojas de pl谩tano. Los heridos fuimos trasladados a un rancho en el que penetraba la lluvia por todos sus poros de su techo de palma. Y cay贸 la noche y la tempestad. Lluvia y oscuridad solo iluminada por la constante rayer铆a. Eso en lo externo. Y en nosotros mismos, el dolor de la desolaci贸n y las lesiones. Ese dolor que no se explica, porque su sentido es hondo y sobrenatural. La sangre se mezcla con el sollozo de nuestra impotencia (1971, pp. 14-15).

El segundo ataque de los paname帽os ocurri贸 el 1掳 de marzo de 1921, a las 10:30 a.m.; se trat贸 del ataque a la embarcaci贸n La Estrella, cuyo capit谩n era Amadeo Vargas. 鈥淟as tropas paname帽as dejaron avanzar las gasolinas hasta el muelle donde se atrincheraban los polic铆as al mando de los subtenientes Mej铆a, Vega, Luna y Herrera鈥 (Cuestas, 1991, p. 220).

Sobre la tragedia de La Estrella, Padilla (1971) afirma:

El 1掳 de marzo y siguiendo la misma trayectoria nuestra, 鈥淟a Estrella鈥 surcaba las aguas del r铆o tr谩gico al mando de los coroneles Amadeo Vargas y Alfredo Arguedas. Y la escena se repet铆a. Posiblemente los soldados tambi茅n gritaron vivas a Costa Rica frente a la fusiler铆a paname帽a, creyendo que aquellos soldados eran los nuestros. Se sostuvieron, al igual que nosotros, en la treta y por fin, acosados por fuerzas infinitamente superiores, se rindieron, cuando la resistencia equival铆a un suicidio (1971, pp. 14-15).

La 煤ltima embarcaci贸n costarricense fue atacada el mismo d铆a 1掳 de marzo. Se trataba de La Esperanza, la que ingres贸 a las orillas de Pueblo Nuevo a primeras horas de la noche. En ella ven铆an provisiones para los soldados costarricenses. La tripulaci贸n se rindi贸 para evitar muertos.

Seg煤n Cuestas (1999), refiere el coronel Armuelles en su parte militar:

Efectivamente a las 7:00 p.m. entr贸 otra gasolina [embarcaci贸n] pero con muy poca tripulaci贸n, la que vivaba a Costa Rica; los nuestros [los paname帽os] daban vivas a Panam谩; esta lancha sigui贸 aguas arriba hasta cruzar nuestro primer ret茅n, por lo que hubo de hacerle fuego haciendo un avance por tierra siguiendo la orilla del r铆o. Con este movimiento la nave ancl贸 y se rindi贸 y fue tomada por el subteniente Vega, previa orden m铆a y embarcado en un cayuco ayudado por varios polic铆as. Fue tra铆da al puerto y de su tripulaci贸n resultaron dos heridos y cinco prisioneros, total de la tripulaci贸n (Cuestas, 1991, p. 230).

Coto se visti贸 de sangre, de muerte, de dolor, de incertidumbre tras las tr谩gicas emboscadas, entre el 27 de febrero y el 1掳 de marzo de 1921, a las tripulaciones de La Sultana, La Estrella y La Esperanza. Los 32 muertos fueron enterrados, pero el cuerpo del coronel Daniel Herrera fue sepultado por aparte debajo de un roble, y el resto de los soldados en una fosa com煤n cerca del r铆o. Los heridos fueron atendidos por el franc茅s Henry Villar, voluntario de Bugaba. Tanto los heridos como los prisioneros de guerra fueron llevados a Panam谩.

Los paname帽os contaban con facilidades de comunicaci贸n, como el tel茅grafo, el ferrocarril, embarcaciones y experiencia militar. Seg煤n Cuestas (1999), al referirse a la estrategia miliar emitida por el presidente paname帽o Belisario Porras al General Manuel Quintero Villarreal, se dispuso que 鈥渆l ataque ser铆a combinado por tierra y mar involucrando un total de 200 hombres. El Veraguas, blindado con sacos de arena y armado con la ametralladora, avanzar铆a por el r铆o Coto aguas arriba hasta un cierto punto no distante del campamento enemigo, donde desembarcar铆an 50 soldados, quienes tomar铆an posiciones para cubrir la orilla del r铆o鈥 (Cuestas, 1999, p. 198). La posici贸n de estos hombres era para impedir el ingreso de m谩s lanchas, as铆 como bloquear el escape de los soldados cautivos de H茅ctor Z煤帽iga, por la v铆a acu谩tica. 鈥淓l Veraguas continuar铆a hasta el campamento, mientras que 150 hombres entre polic铆as y voluntarios atacar铆an Coto por tierra[.] De estos hombres, 100 atacar铆an por el camino real al sur del campamento y 50 por el noreste en la margen derecha del r铆o鈥 (Cuestas, 1999, p. 198). Las coordinaciones de los frentes de ataque estuvieron listas desde el 25 de febrero de 1921 por parte de Panam谩, en las cuales aprovecharon el conocimiento geogr谩fico.

Desde David hasta Rabo de Puerco (hoy Puerto Armuelles) hab铆a un camino de comunicaba el corregimiento paname帽o de Progreso, Chiriqu铆, con Pueblo Nuevo o con Barajas por la v铆a del r铆o Colorado; usaban la desembocadura del R铆o Coto y el estero como punto de arribo desde el Puerto de Pedregal. Desde David se prepararon afanosamente para atacar a Costa Rica, con grupos armados que inclu铆an veteranos excombatientes de la Guerra contra Colombia, o 鈥淕uerra de los Mil D铆as鈥, destac谩ndose Manuel Quintero Villarreal, Alfonso V谩squez, Laureano Gasca y Ricardo Franchesqui, en apoyo a las incursiones del coronel Tom谩s Armuelles.

El conflicto amenaz贸 con extenderse cuando el presidente de Costa Rica, Julio Acosta Garc铆a, orden贸 enviar tropas costarricenses para ocupar el Caribe como respuesta al ultraje ocurrido en el r铆o Coto, para vengar la muerte de los compatriotas ca铆dos en combate. 鈥淟a movilizaci贸n se convirti贸 en general y empezaron a salir tropas por el lado del Atl谩ntico al mando de distintos jefes, entre los cuales recordamos al general Ricardo Monge, a los coroneles Gerardo Z煤帽iga Mont煤far, Jos茅 Mar铆a Pinaud, Jos茅 Joaqu铆n Zavaleta, Samuel Montand贸n, Abel Robles, Ricardo Fern谩ndez Peralta (en el cuerpo de artilleros), y otro m谩s鈥 (Obreg贸n, 1981, p. 295). Adem谩s, San Jos茅 viv铆a intensas manifestaciones. 鈥淟istas para salir se encontraban en la capital otras tropas cuyos jefes eran el general Jorge Volio, el general Rafael Villegas, el coronel V铆ctor Guardia Quir贸s, etc. El expresidente de la Rep煤blica don Rafael Iglesias Castro pidi贸 ser enviado, y se le nombr贸 jefe de otro batall贸n鈥 (Obreg贸n, 1981, p. 296).

A trav茅s del gran desplazamiento militar, utilizando la v铆a del ferrocarril, el ej茅rcito costarricense, el 4 de marzo de 1921, hab铆a ingresado a la regi贸n de Sixaola, tomando posici贸n en Guabito, Las Delicias y luego Almirante y Bocas del Toro, sin tener respuestas b茅licas de Panam谩. 鈥淎 mediod铆a del 5 de marzo, entr贸 a la rada del puerto el buque de guerra norteamericano Sacramento, lo que provoc贸 malestar entre la tropa, porque pensaban que Estados Unidos intervendr铆a en el conflicto a favor de Panam谩, suposici贸n muy alejada de la realidad鈥︹ (Cuestas, 1999, p. 337).

La t谩ctica ofensiva costarricense se orientaba a atacar Bocas del Toro, con suficientes hombres y municiones. 鈥淓l ataque, sin embargo, no se efectu贸 porque el gobierno de Acosta atendi贸 la solicitud norteamericana de retirar sus fuerzas hasta la l铆nea fronteriza del statu quo con la garant铆a de que Washington har铆a cumplir a la Rep煤blica de Panam谩 las disposiciones del Laudo del Chief Justice Edward Douglas White鈥 (Cuestas, 1999, p. 337).

Fue a causa de esas acciones diplom谩ticas de Estados Unidos que se establece el cese de las hostilidades, para entrar en una negociaci贸n. Panam谩 fue obligada por Estados Unidos a aceptar el Fallo White. Los problemas lim铆trofes entre ambos pa铆ses fueron superados definitivamente con la firma del Tratado Echandi Montero-Fern谩ndez Ja茅n, 鈥渞atificado por la Rep煤blica de Panam谩 mediante Ley N.掳 51 de 20 de mayo de 1941鈥 (Cuestas, 1999, p. 388). De esa forma, a partir de 1941 se delimit贸 definitivamente la frontera entre ambos pa铆ses, a la vez que se inici贸 un proceso de paz que, aunque no fue autom谩tico ni r谩pido, s铆 fue acogido de manera permanente por ambas naciones.

Ca铆dos en combate

Nombre de los soldados ca铆dos en la Guerra de Coto

1-Alvarado Carvajal, Hern谩n17-Herrera Irigoyen, Daniel
2-Alvarado Soto, 脕ngel18-Jim茅nez Jim茅nez, Jos茅 Luis
3-Araya Moya, Nemesio19-Jim茅nez Salazar, Pedro
4-Barboza Rivera, Jos茅20-Jim茅nez Zumbado, Jos茅
5-Bonilla Chavarr铆a, Ismael21-M茅ndez M茅ndez, Emilio
6-Calvo Rojas, Tob铆as22-Morales Morales, Pedro
7-Campos Acu帽a, Rub茅n23-Mora Solano, V铆ctor
8-Castro Castro, Hern谩n24-Pacheco Varela, An铆bal
9-Cede帽o Rivera, Rafael25-Parini Rold谩n, Jos茅
10-Coto Guill茅n, Miguel26-Ram铆rez Ram铆rez, Miguel
11-Coto V谩squez, Juan Rafael27-Rom谩n Rom谩n, Ricardo
12-Ch谩vez Zamora, Jos茅28-Rojas Rojas, Emilio
13-D铆az Angulo, Miguel29-S谩nchez S谩nchez, Alberto
14-G贸mez G贸mez, Jorge30-V铆lchez Le贸n, Juan Rafael
15- Guevara Guevara, Juan Luis31-Z煤帽iga Z煤帽iga, Manuel
16- Hern谩ndez Gallegos, Juan32-Soldado an贸nimo

Tomado de: Padilla, 1971, pp. 16-17.

La memoria hist贸rica de Pueblo Nuevo de Coto

En la planicie de Coto Colorado, casi a nivel del mar, est谩 Pueblo Nuevo. Se ubica unos 10 kil贸metros antes de que el r铆o desemboque en el Golfo Dulce. En 1921 el caser铆o estaba a la orilla del r铆o; hoy el cauce se distanci贸 aproximadamente 3 kil贸metros; el humedal a煤n marca la ruta por donde entraron los grupos en discordia. El r铆o es navegable; lo era a煤n m谩s antes: constitu铆a la ruta de penetraci贸n a la llanura junto con el r铆o Colorado hasta regiones como Las Pangas, Barajas, Coto 47, R铆o Claro y Comte. Pueblo Nuevo era un atracadero de lanchas que permit铆a el trasiego de mercanc铆as con Puntarenitas, Santo Domingo y las pen铆nsulas de Osa y Punta Burica.

En el pueblo, un sencillo monumento marca d贸nde estuvieron sepultados por un tiempo los cuerpos de los ca铆dos en Coto; otro monumento cerca del sal贸n comunal recuerda sus nombres. A煤n est谩 la casa de Marcelino Delgado, uno de los nacionales que fue apresado en varias ocasiones por las fuerzas armadas de Panam谩; marcan la historia el pared贸n donde fue el atracadero, la plaza, el barrio viejo, los caminos… La gente mantiene viva la historia, los pobladores la han pasado a generaciones por s铆 solos, como si al resto del pa铆s no le importara.

Cada 21 de febrero se realiza un acto solemne en Pueblo Nuevo; al menos ese d铆a el monumento a los 鈥渃a铆dos de Coto鈥 recibe ofrendas florales, se invocan los nombres de los muertos en combate, se revitaliza la historia, y se refuerza la idea de la confraternidad de hoy entre ticos y paname帽os.

Indudablemente este pueblo tiene una trascendencia hist贸rica en la defensa de la soberan铆a nacional y el rescate de 3000 kil贸metros cuadrados de territorio, la firma posterior de un tratado de l铆mites, y la consolidaci贸n de la convivencia pac铆fica. Seguir谩n siendo testimonio de un acontecimiento que se resiste a quedar en el olvido, aunque la academia oficial, la clase pol铆tica y los intereses ideol贸gicos as铆 lo han querido sumergir.

La prensa escrita, un protagonista indiscutible en el conflicto de Coto

El rol de la prensa escrita costarricense de la 茅poca en que ocurrieron los hechos descritos evidencia un protagonismo muy sutil en su esfuerzo por elaborar un discurso nacionalista en torno al conflicto entre Costa Rica y Panam谩, as铆 como convocar al voluntariado entre los habitantes del pa铆s a empu帽ar las armas contra la sangre derramada y la usurpaci贸n territorial.

El lenguaje period铆stico, adem谩s del relato d铆a a d铆a de los diversos acontecimientos militares en el conflicto, elabora un esquema sem谩ntico en torno a los conceptos de patria, patriotismo, naci贸n, soberan铆a nacional, deber y guerra. De esta forma presenta elocuentemente un llamado a la defensa de la soberan铆a nacional, integrando componentes racionales y emotivos que legitimen ante la vista del lector el deber moral a participar en la defensa de la soberan铆a nacional.

Este deber patri贸tico es reiterado en los diarios costarricenses en el fen贸meno coyuntural que suscit贸 el conflicto de Coto, al articular dos concreciones superpuestas que, seg煤n Gonz谩lez (1994), son 鈥渆l deber entendido como lealtad y obediencia a los ancestros, a los pr贸ceres, a los fundadores de la patria. La otra concreci贸n es el deber de defender el patrimonio hist贸rico-cultural, frente a las amenazas externas e internas鈥 (p. 36).

De ah铆 que al inspeccionar detalladamente algunos de los peri贸dicos costarricenses que se difund铆an en 1921 (Diario de Costa Rica, Diario del Comercio, La Tertulia y El Heraldo), en el trascurso de que va del 21 de febrero hasta los primeros d铆as de abril, se aprecia un manejo expresivamente nacionalista en el dise帽o gr谩fico de los t铆tulos. Uso de may煤sculas en los t铆tulos principales, centrados y acaparando textos informativos extensos con gran detalle del conflicto.

Por ejemplo, el Diario de Costa Rica publicaba: 鈥淟AS MAESTRAS EN ACCI脫N: Las directoras de las escuelas de San Jos茅, en reuni贸n de esta ma帽ana, acordaron dedicarse a amasar a fin de proveer de biscocho a los soldados que salgan para la campa帽a. Es la repetici贸n de la noble y desinteresada tarea de nuestras abuelas durante la Campa帽a Nacional del 56鈥(Diario de Costa Rica, 03 de marzo, 1921, p. 2).

Ac谩 el parang贸n entre 1856 y 1921 lo demuestra la prensa, mediante el recurso de una ret贸rica introspectiva que proporciona mensajes elocuentes y cargados de elementos nacionalistas, contribuyendo a reunir sectores contrapuestos al interno de la sociedad costarricense. De ah铆 que el Diario del Comercio publicara que

Cuantos sue帽an morir por defender nuestra integridad, con el vivo ejemplo de los bravos soldados del 56, se aprestar谩n a engrosar las filas de los patriotas que marchen en pos de la santa causa. Vivo est谩 el recuerdo de la gloriosa Francia y de B茅lgica, para que los costarricenses se crucen de brazos ante los fines aviesos de nuestros vecinos que en una forma tan innoble corresponden a la hospitalaria acogida que le hemos dispensado (Diario del Comercio,03 de marzo de 1921, p. 3).

Esta vez, la amenaza com煤n que aglutinar铆a todos los esfuerzos por el bien colectivo va a recaer en la imagen de un pa铆s: combatir a Panam谩. En este escenario, se tributan elementos que refuerzan un supuesto patriotismo hom茅rico que son insertados, en un lapso relativamente corto, en la mentalidad del lector costarricense.

Seguidamente se presenta un cuadro de titulares que presentaban algunos peri贸dicos de la 茅poca y los temas tratados en sus p谩ginas principales:

Nombre del peri贸dico y periodo analizado (del d铆a 26 de febrero hasta abril de 1921)  Titulares
Diario del Comercio鈥淓ntre Costa Rica y Panam谩 se ha creado una situaci贸n dif铆cil. Nuestras fuerzas han ocupado las zonas regionales del sur, que los paname帽os ocupaban contra todo derecho desde hace alg煤n tiempo. Las ciudades de Panam谩 y Col贸n鈥, y 鈥淓n Panam谩 se cree que se ha presentado ya un casus belli en Costa Rica鈥.
El Heraldo鈥淪e recupera una parte del territorio. El pabell贸n de Costa Rica se mece altivo en Conte. Estamos de pl谩cemes鈥. Ac谩 se rese帽a que el coronel H茅ctor Z煤帽iga, con una tropa armada de 25 hombres y a bordo de la embarcaci贸n La Estrella, tom贸 posesi贸n pac铆fica de Pueblo Nuevo de Conte, el cual estaba a cargo de un corregidor de Panam谩. Enarbolaron la bandera de Costa Rica para honor del pa铆s.
La Tribuna鈥淓jerciendo actos de Soberan铆a鈥 y en la segunda p谩gina 鈥淥cupaci贸n militar de nuestro territorio del suroeste鈥. 鈥淓l poder ejecutivo de Costa Rica declara atentatoria la conducta de Panam谩. El Gobierno de Panam谩 pide explicaciones, el de Costa Rica que no debe darlas鈥.
Diario de Costa Rica鈥淓l pueblo decidido a sostener el decoro nacional鈥. 鈥淒etalles del encuentro con las fuerzas del coronel Z煤帽iga, Miguel 脕ngel Obreg贸n herido en el Hospital de Anc贸n. Declaraciones de Porras provocaron descontento general鈥. 鈥淐ompletos detalles del movimiento revolucionario contra Porras: Informe de los Combates librados en Coto. Lista de muertos, heridos y prisioneros鈥. 鈥淲ashington estaba advertido de la ocupaci贸n de Coto. Lleg贸 a la frontera el batall贸n de la muerte鈥. 鈥淛ornada heroica de ayer. Guabito, Almirante y Bocas del Toro cayeron en poder del Gobierno鈥 y 鈥溍歭timos informes del conflicto. Los sucesos del Boca del Toro. Fragata americana en Almirante鈥.

Fuente: Elaboraci贸n propia.

Adem谩s de los titulares de portada, al interno de los medios escritos durante todo el conflicto de Coto se invocan constantemente ideales heroicos y valores patri贸ticos. Por ejemplo, en el Diario del Comercio se externa que

Ya la primera sangre ha sido derramada y ello enardece m谩s el patriotismo de los costarricenses que como un solo hombre est谩n dispuestos a mezclar su propia sangre con la que ya la tierra ha absorbido y conserva indeleblemente para ense帽ar, ante el tiempo y el espacio, el triunfo de la Justicia que se avecina.

Obreg贸n, Padilla, Z煤帽iga y sus valientes soldados son los primeros, son los avanzados de la gloria que ense帽ar谩n el camino del deber a todos sus compatriotas.

Ya llegan, ya llegan los buenos hijos de Costa Rica, los hermanos que vengar谩n. All铆, en el campo, ante el misterio de la noche quiz谩s ba帽ados por la luz de la luna, o recibiendo en la ma帽ana los primeros resplandores del sol, caer谩n unos, heridos por balas enemigas, otros levantar谩n muy en alto el Pabell贸n Nacional y todos recibir谩n el beso de la gloria.

Costa Rica conf铆a en sus hijos, que sabr谩n darle victoria, porque con ellos est谩, como lo dijo nuestro ilustr铆simo Arzobispo: Dios, la Justicia y el Derecho.

(Diario del Comercio,3 de marzo de 1921, p. 1). El resaltado es del autor.

Se puede apreciar que se constru铆a h谩bilmente un discurso nacional directo, que exhortaba un esp铆ritu solidario en defensa del derecho a la paz, la b煤squeda de causas justas como el respeto a la legalidad y la autodeterminaci贸n soberana. Gracias a ellos se entreteje en la mente del receptor del peri贸dico el concepto de unidad nacional requerido para elevar la conciencia social, y proyectando en 茅l una imagen de un colectivo que defiende a su patria, que solo unida triunfar谩 a trav茅s de las armas.

La sociedad civil inspirada atendi贸 al llamado de defensa de la patria, seg煤n lo relatado por los peri贸dicos. Prueba de ello fueron los batallones de voluntarios que llegaban a los cuarteles de Cartago, San Jos茅 y Alajuela. De ah铆 se conformaron algunos con nombres bastantes singulares: el Batall贸n Pinaud, el Batall贸n Domingue帽o, el Batall贸n Puntarenense, la Compa帽铆a Chome帽a y el Batall贸n Iraz煤. Este 煤ltimo se 鈥渃ompon铆a de un total como setecientos hombres, trescientos jinetes y el resto de infanter铆a鈥 (La Tribuna, 12 de marzo de1921, p. 4). Y el Batall贸n de la Muerte, surtido por m谩s de cien voluntarios.

El batall贸n organizado por don Paco Amerling han dado en llamarlo 鈥淏atall贸n de la Muerte鈥. Por algo debe ser, pues est谩 compuesto por un grupo de voluntarios de los m谩s decididos, y su n煤mero total asciende a ciento veinticinco muchachos. Muchos de ellos conocen perfectamente toda la zona fronteriza y marchar谩n por terreno propio (鈥). El batall贸n saldr谩 ma帽ana muy bien equipado (La Tribuna, 3 de marzo de 1921, p. 1).

Al mismo tiempo, en el Diario de Costa Rica se indicaba que 鈥渟e organizaron cuerpos de caballer铆as y, junto a estos, la Cruz Roja con voluntarios que serv铆an de camilleros, enfermeros y farmac茅uticos鈥 (Diario de Costa Rica, 3 de marzo de 1921, p. 3.). Ese mismo d铆a se citaba a personajes adinerados y sacerdotes, ofreciendo ayudas en dinero para apoyar a los ej茅rcitos que iban a combatir: el Lic. Pedro P茅rez Zeled贸n y su esposa ofrecieron construir un Hospital de Sangre en Esparza. Tambi茅n la se帽ora Amelia Gonz谩lez de Lahmann ofreci贸 25.000,00 colones en libras esterlinas o en d贸lares, para causas relacionadas por la guerra. Y en el caso particular del cura p谩rroco de Desamparados, Rosendo de J. Valenciano, expresaba 鈥渆l deber cristiano a ir a pelear y no salir huyendo en las batallas鈥 (Diario de Costa Rica, 3 de marzo de 1921, p. 2).

Inclusive, se publica el apoyo de la compa帽铆a bananera estadounidense United Fruit Company, que ten铆a operaciones en Costa Rica, de la cual se indicaba que 鈥渉a ofrecido sus servicios en esta emergencia, poniendo a la orden del Gobierno sus comisariatos, ferrocarriles y propiedades鈥 (Diario de Costa Rica, 1 de marzo de 1921, p. 5).

La prensa dio a conocer el apoyo de parte de pa铆ses centroamericanos como Guatemala, Nicaragua y El Salvador, as铆 como de ciudadanos espa帽oles y alemanes radicados en el pa铆s, que p煤blicamente dieron su adhesi贸n a la causa costarricense.

Veamos el ejemplo:

El Ministerio de Relaciones Exteriores recibi贸 el siguiente mensaje:

El Salvador con sus sentimientos de solidaridad centroamericana presenta al Gobierno de Costa Rica sus invariables simpat铆as con el grave conflicto ocurrido con Panam谩. S铆rvase hacerlo as铆 presente a ese Gobierno. El Ministro de Relaciones, Paredes. Depositado en Lim贸n el 04 de marzo de 1921 a las 8 de la ma帽ana (鈥). Los j贸venes alemanes no han podido hacerse indiferentes a nuestra causa y salieron ayer con el se帽or Rothe, nuestros buenos amigos don Egon Holst y el se帽or Rudolf Lindgens, que forma parte del Batall贸n de General Villegas (Diario de Costa Rica, 05 de marzo de 1921, p. 1).

Igualmente se publican las listas de los heridos y prisioneros, informaci贸n dada por el peri贸dico La Estrella de Panam谩 al diario La Tribuna, as铆 como el buen trato otorgado en tierras paname帽os a los heridos y prisioneros:

El vapor 鈥淒avid鈥 regres贸 ayer a este puerto como al medio d铆a, procedente de David, Chiriqu铆, trayendo a bordo 151 prisioneros de guerra costarricenses, los cuales, con excepci贸n de 28 que est谩n cur谩ndose en el Hospital de Santo Tom谩s, han sido internados en la Isla Taboga en el edificio que el Ministerio de Instrucci贸n P煤blica usa para escuela. Los prisioneros est谩n sometidos a estricta vigilancia militar (La Tribuna, 11 de marzo de 1921, p. 1).

La prensa se encarg贸 de informar sobre la participaci贸n de algunos connotados educadores de la 茅poca, como Luis Dobles Segreda y Omar Dengo, al publicarse que 鈥淢a帽ana a las nueve se ofrecer谩 una fiesta en la Escuela Normal de Costa Rica, a su director don Omar Dengo que, movido de un sentimiento patrio (鈥), se alist贸 como simple soldado en el batall贸n que comandaba el Lic. Don V铆ctor Guardia Quir贸s. Sus alumnos vieron en ese gesto una nueva lecci贸n del maestro y han querido perpetuarla, demostrando al se帽or Dengo que supieron apreciarla鈥 (Diario de Costa Rica, 11 de marzo de 1921, p. 3).

El Diario de Costa Rica present贸 adem谩s discursos justificando el env铆o de tropas costarricenses por el Atl谩ntico y por el Pac铆fico. Tales discursos eran expedidos por el Congreso Constitucional de Costa Rica, citados por el Secretario de Relaciones y el presidente del Congreso, acerca de las acciones ejercidas contra Panam谩; las cuales, seg煤n el matutino,  estaban bien fundamentadas por el derecho internacional, y el Presidente Julio Acosta obr贸 como deb铆a, y si se dieron muertos fue porque este desconoc铆a la forma en que Panam谩 actu贸 contra las tropas en Coto. Enarbola tales discursos con la siguiente frase: 鈥淟a espada no se saca sin raz贸n ni se envaina sin honor鈥 (Diario de Costa Rica, 12 de marzo de 1921, p. 4).

Como puede apreciarse, en su momento se dieron a conocer mensajes alusivos a temas tales como la guerra y la organizaci贸n militar, los detalles de cada incidente del conflicto. Su funci贸n va a ser transcribir los discursos nacionalistas del Poder Ejecutivo y Legislativo; dar a conocer la recolecci贸n de donativos en dinero y especie para atender los efectos de la guerra; informar la conformaci贸n de las tropas que proven铆an de distintas provincias que marcharon al combate; sus desplazamientos por la zona Atl谩ntica y por Golfo Dulce; el regreso de los prisioneros y heridos de Panam谩, entre otros tantos detalles m谩s.

En s铆ntesis, la prensa escrita que circul贸 en Costa Rica en los meses de febrero y marzo de 1921 tuvo un papel descollante en informar a toda la sociedad el conflicto de Coto, al transmitir con vehemencia a los costarricenses la organizaci贸n que en colectivo se estaba realizando, los valores patri贸ticos, como el deber moral de participar en la guerra, la defensa de la soberan铆a nacional y el respeto al derecho internacional sobre los l铆mites fronterizos entre Costa Rica y Panam谩.

Conclusiones

En este hecho murieron m谩s de treinta soldados costarricenses, m谩s de cuarenta resultaron heridos y otro tanto fueron tomados prisioneros. La sociedad costarricense se levant贸 en armas para vengar la afrenta, enviando fuerzas militares mejor organizadas que ingresaron hacia la regi贸n de Coto y por Sixaola, apoder谩ndose el 4 de marzo de la zona caribe帽a de Almirante en Bocas del Toro, perteneciente a Panam谩. Esto significaba un enfrentamiento de dimensiones mayores, pero por esos d铆as Estados Unidos ten铆a el control del Canal de Panam谩 e intereses en expandir por la zona los cultivos de banano, as铆 que exigi贸 a Costa Rica y Panam谩 que cesaran las hostilidades. Esta acci贸n directa de Estados Unidos puso fin a las agresiones militares de ambos pa铆ses y tuvieron que replegarse las fuerzas militares y reestablecer la paz.

Adem谩s se logr贸 la reafirmaci贸n de los derechos territoriales sobre una vasta zona f茅rtil de alrededor de tres mil kil贸metros cuadrados. Con ello, el gobierno por fin le dio la importancia a establecer los l铆mites definitivos con Panam谩, con lo que lograr谩 integrar socioecon贸micamente la Regi贸n Coto al resto de pa铆s.

Finalmente, gracias al conflicto de Coto se logra la reconciliaci贸n de la sociedad costarricense luego de la honda divisi贸n que ocasion贸 la dictadura de los hermanos Tinoco y, por ende, la ratificaci贸n del esp铆ritu patri贸tico costarricense que no hab铆a sido invocado desde la Campa帽a Nacional en 1856.

Aniversario de la Guerra de Coto: 1921-2021. Alberto Rojas-V谩squez聽y聽Javier Olivares-Ocampo.聽Revista Umbral, volumen 46, N.潞 2, julio-diciembre, 2021. ISSN 1409-1534, e-ISSN 2215-6178

Acerca del autor

alberto.rojas.vasquez@mep.go.cr | + posts

Ministerio de Educaci贸n P煤blica
Alajuela, Costa Rica
ID ORCID: https://orcid.org/ 0000-0003-0004-5228

jolivares@uned.ac.cr | + posts

Universidad Estatal a Distancia,
Puntarenas, Costa Rica
ID ORCID: https://orcid.org/ 0000-0002-0761-5142

Referencias bibliogr谩ficas

Amador, J. (2008). Historia y tradici贸n en Potrero Grande, un pueblo chiricano-paname帽o. San Jos茅: EUNED.

Arguedas, J. (2019). Guerra de Coto, 1921: Conflicto, sociedad civil y memoria en Costa Rica (tesis para optar por el grado de licenciatura en Historia). Sede Rodrigo Facio Brenes, Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Costa Rica.

Bloch, M. (1982). Introducci贸n a la Historia. Colecci贸n Breviarios (1陋 reimpresi贸n). Argentina: Fondo de Cultura Econ贸mica.

Ca帽as, J. (1976). Coto (2陋 ed). San Jos茅: Editorial Costa Rica.

Cuestas, C. (1999). Panam谩 y Costa Rica entre la diplomacia y la guerra. Panam谩: Litho Chen.

Fern谩ndez, R. (1984). Cartilla Hist贸rica de Costa Rica. San Jos茅: Imprenta Lehmann Editores.

Fitzgerald, L. (2007). Historia de las Relaciones entre Panam谩 y los Estados Unidos (4陋 ed.). Panam谩: Editora Sibauste.

Gonz谩lez, A. (1994). Costa Rica, el discurso de la Patria (1陋 ed.). San Jos茅: Editorial Universidad de Costa Rica.

Molina, V. y Gonz谩lez, E. (2016). Historia de Costa Rica (1陋 reimp. de la 1陋 ed). San Jos茅: EUNED.

Murillo, J. (1989). Las Instituciones Costarricenses: de las sociedades ind铆genas a la crisis de la Rep煤blica Liberal. San Jos茅: Editorial Universidad de Costa Rica.

Padilla, G. (1971). Coto y la Soledad. San Jos茅: Imprenta Nacional.

Rodr铆guez, E. (1991). Biograf铆a de Costa Rica (6陋 reimpresi贸n). San Jos茅: Editorial Costa Rica.

Sibaja, L. (1969). El conflicto b茅lico de 1921 entre Costa Rica y Panam谩. Costa Rica, Seminario de investigaciones hist贸ricas (tesis). Departamento de Historia y Geograf铆a, Ciudad Universitaria Rodrigo Facio, Universidad de Costa Rica. http//www.charcoazul.wordpress.com/2008/03/01/el-conflicto-belico-de-1921-entre-costa-rica-y-panama

Consulta de la prensa digital: Sistema Nacional de Bibliotecas (www.sinabi.org.cr)

  • El Heraldo (del 25 de febrero al 01 de abril de 1921)
  • La Tribuna (del 26 de febrero al 12 de marzo de 1921)
  • Diario de Costa Rica (del 26 de febrero al 31 de marzo de 1921)
  • Diario del Comercio (del 26 de febrero al 29 de marzo de 1921)

REFERENCIA DE LAS IM脕GENES DE LA GUERRA DE COTO:

IMAGEN 1: Mapa de la descripci贸n de la Guerra de Coto en 1921. https://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_de_Coto#/media/Archivo:Coto.PNG

IMAGEN 2: Mapa del conflicto fronterizo. https://www.laestrella.com.pa/nacional/160313/coto-guerra-panama-perdio-ganando

IMAGEN 3: Alegor铆a de la batalla en el R铆o Coto (Autor: Edwin Espinoza Vel谩squez, pintor costarricense, oriundo de Corredores, Puntarenas).

IMAGEN 4: Alegor铆a de la batalla de Coto (Autor: Edwin Espinoza Vel谩squez, pintor costarricense, oriundo de Corredores, Puntarenas).

IMAGEN 5: Placa conmemorativa de los 32 fallecidos en la Batalla de Coto, ubicada en el Monumento a los Ca铆dos, Pueblo Nuevo, Coto, Corredores, Puntarenas.

IMAGEN 6: Monumento donde se ubic贸 la fosa com煤n de los restos de los costarricenses muertos en la batalla de Coto, ubicado en Pueblo Nuevo, Coto, Corredores, Puntarenas.

IMAGEN 7: Monumento actual conmemorativo de la batalla de Coto, ubicado en Pueblo Nuevo, Coto, Corredores, Puntarenas.

IMAGEN 8: Armas utilizadas en la batalla de Coto, ubicadas en la Sala Museo de la Guerra de Coto, en el cuartel de polic铆a de David, Chiriqu铆, Panam谩.

IMAGEN 9: Casa de Marcelino Delgado, costarricense preso por fuerzas paname帽as en la batalla de Coto, ubicada en Pueblo Nuevo, Coto, Corredores, Puntarenas.

IMAGEN 10: Plaza Principal y actual de Pueblo Nuevo, Coto, Corredores, Puntarenas.

IMAGEN 11: Buques de Costa Rica capturados por fuerzas paname帽as en el r铆o Coto, durante la guerra de Coto en 1921. https://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_de_Coto#/media/Archivo:Buques_de_Costa_Rica_capturados_en_Coto.jpg

IMAGEN 12: Mapa hist贸rico-geogr谩fico de Costa Rica y el ducado de Veragua (1892). Durante el siglo XIX Costa Rica fij贸 su frontera con Colombia a partir del r铆o Chiriqu铆 Viejo, la cordillera Central y el r铆o Calov茅bora hasta la isla Escudo de Veraguas (l铆nea amarilla). Con ello, buscaba reclamar la zona de Bocas del Toro. Mientras que Colombia fij贸 su frontera con Costa Rica a partir del r铆o Golfito y se extend铆a hasta el valle del r铆o Sixaola. Colombia reclamaba la zona oriental del golfo Dulce y Talamanca. https://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_de_Coto#/media/Archivo:Mapa_hist%C3%B3rico-geogr%C3%A1fico_de_Costa_Rica.jpg

IMAGEN 13: Frontera seg煤n el Fallo Loubet (1900). https://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_de_Coto#/media/Archivo:Mapa_de_la_frontera_Costa_Rica-Panam%C3%A1_(1900).svg

IMAGEN 14: Frontera seg煤n el Fallo White (1914). https://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_de_Coto#/media/Archivo:Mapa_de_la_frontera_Costa_Rica-Panam%C3%A1_(1914).svg

IMAGEN 15: Reclamaciones de frontera hechas por Colombia, Costa Rica y la Rep煤blica Federal de Centroam茅rica, seg煤n el uti possidetis iuris de 1810. https://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_de_Coto#/media/Archivo:Mapa_de_la_frontera_Costa_Rica-Panam%C3%A1_(reclamaciones).svg/Mapa%20hist%C3%B3rico-geogr%C3%A1fico%20de%20Costa%20Rica%20y%20del%20Ducado%20de%20Veragua%20por%20D.%20Manuel%20M.%20de%20Peralta.%20Madrid%201892

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Recibido: 23/04/2020
Aceptado: 09/04/2021
Palabras clave
Keywords
C脫MO CITAR / HOW TO CITE
Rojas-V谩squez, A. y Olivares-Ocampo, J. (2021). Aniversario de la Guerra de Coto: 1921- 2021. Revista Umbral, 46(2).
Ir arriba