Portada » La muerte del amor

La muerte del amor

Tale 鈥淭he Death of Love鈥

la muerte del amor

Cuento

Ella lo detestaba, lo odiaba con cada c茅lula de su cuerpo. 脡l la aborrec铆a, su simple olor le provocaba n谩useas. Su matrimonio de diez a帽os era una mentira, las apariencias y sus posiciones sociales lo eran absolutamente todo. Hab铆an llegado a un punto de no retorno. Fruto de ese infeliz y tortuoso parip茅 hab铆a nacido una 煤nica hija, Amanda. Ella era sencillamente la raz贸n de ser de aquellos infelices padres, lo era todo en sus simples y deterioradas vidas. La rutina los hab铆a envuelto en una vor谩gine de odio y amor casi inexplicable. Todas las noches cenaban junto a Amanda, escuch谩ndola, testigos de c贸mo se convert铆a en una persona de bien, justa y amable. 驴C贸mo era aquello posible? 驴Que dos personas que se maldec铆an mutuamente hubiesen gestado y criado un maravilloso ser de luz? Amanda era una muchacha alegre y verdaderamente feliz. Ellos sab铆an fingir muy bien, conoc铆an a la perfecci贸n su rol. 

鈥揅ari帽o, 驴c贸mo te fue hoy? 鈥 pregunt贸 ella hip贸critamente. 

鈥揇e maravilla, mi vida; fue un d铆a espl茅ndido鈥 respondi贸 茅l fingidamente. 

Sus labios se fundieron en un beso de amor ficticio. Amanda estaba orgullosa del amor que se profesaban sus progenitores. Al ser las diez de la ma帽ana del d铆a siguiente, el tel茅fono de la casa timbr贸 un par de veces. 

鈥揃uenos d铆as, residencia Romasanta. 驴En qu茅 puedo servirle?鈥 contest贸 ella. 

鈥揃uenos d铆as, le saludamos del Banco Pichincha. Queremos informarle que se ha iniciado el proceso de remate de la residencia Romasanta, sita en la calle Betania, 525A. Esto debido al impago de cuotas durante los 煤ltimos seis meses鈥 dijeron del otro lado. 

Aquella noticia retumb贸 en sus o铆dos dej谩ndola perpleja. Un temblor espantoso y g茅lido recorri贸 su cuerpo. No daba cr茅dito a lo escuchado; sencillamente era incre铆ble.

鈥撀縎eis meses? 驴Seis meses de impago? 隆Maldito bastardo, mil veces maldito! Esta ignominia no la dejar茅 pasar.

S铆, hab铆an pasado ya seis meses en los cuales no se hab铆a acreditado ning煤n pago a la cuenta de la casa. A esta altura era m谩s que evidente que perder铆an su bien m谩s preciado. 脡l le hab铆a fallado, otra vez. Los fantasmas del pasado que hab铆an arruinado su matrimonio se asomaban de forma inequ铆voca. Ella quer铆a literalmente matarlo, hacerlo sufrir y desaparecerlo de sus vidas. Su vicio hab铆a regresado haciendo estragos en la vida de todos. 脡l era un pobre desgraciado que hab铆a vuelto a recaer en el pat茅tico mundo de las apuestas, no lo pod铆a controlar, sencillamente no pod铆a. Devastada y humillada, se refugi贸 en un viejo conocido. Ni siquiera us贸 un vaso; abri贸 la botella de licor y se deleit贸 con el dulce n茅ctar del agave. Con el pasar de tres botellas y unas cuantas horas, su ebriedad le gan贸 la partida. Era un piltrafa humana, borracha y ba帽ada en sus propias excretas; no pod铆a siquiera sostenerse en pie. Al entrar a la casa, 茅l atestiguo en silencio aquel lamentable espect谩culo. Esa despiadada realidad que hab铆a destruido su matrimonio estaba de vuelta. Estaba f煤rico, deseaba asesinarla.

鈥撀緾贸mo pudo volver a tomar?鈥 se pregunt贸.

Al parecer, las apuestas y el alcoholismo se hab铆an confabulado nuevamente para truncar la cena, aquel bello y esplendido momento que Amanda siempre esperaba con ansias. 

Al d铆a siguiente, cuando la luna comenzaba a asomarse, se sentaron a la mesa una vez m谩s para compartir la cena.

鈥撀縌uieres un t茅, mi amor? 鈥 pregunt贸 ella.

鈥揋racias, prefiero retirarme y trabajar un rato en el garaje鈥 respondi贸 茅l.

脡l sab铆a cu谩nto ella detestaba que se retirara de la mesa para trabajar en esa carcacha vieja que ten铆a por carro y que regresara a la casa hecho un asco de suciedad. Al rato, 茅l entro en el cuarto con los pies y las manos llenas de aceite y todo manchado. Ella lo mir贸 de arriba abajo con detalle.

鈥揂qu铆 est谩 tu t茅, te va a encantar. 隆T贸matelo!鈥 insisti贸 ella.

脡l bebi贸 el t茅 lentamente mientras la observaba con detenimiento.

鈥揋racias, muy rico鈥 dijo 茅l.

La noche se pos贸 con un manto de tiniebla sombr铆o. Por alguna extra帽a raz贸n, 茅l no pod铆a dormir; empez贸 a ahogarse y a sentir una par谩lisis que le sub铆a de los pies a la cabeza. Un fuego quemaba su boca impidi茅ndole el habla. Obviamente ella disfrutaba cada segundo de aquel singular acontecimiento. Fue una muerte espantosa: par谩lisis motriz respiratoria. Veinte gramos de botulina hab铆an sido suficientes para arrebatarle la vida de una forma macabra y no dejar huella de tan espeluznante asesinato. Perezosamente se levant贸 y recogi贸 la ropa llena de aceite de su ahora difunto marido y la quem贸. Al enterarse de lo sucedido, Amanda simplemente cay贸 en un limbo sin salida, perdi贸 la alegr铆a de vivir, de so帽ar, de amar鈥 No hac铆a m谩s que llorar en forma desconsolada. 

Ya hab铆a pasado una semana de aquella tragedia. Ella estaba aturdida y confundida. No pod铆a creer lo que hab铆a hecho. Subi贸 a su carro y manej贸 hacia a las monta帽as. Aquel remanso de paz y tranquilidad que siempre hab铆a calmado su esp铆ritu. Hab铆a manejado unos cuantos minutos cuando lleg贸 a la cima. Para su horror y total desesperaci贸n, cuando iba bajando por aquel camino se dio cuenta de que los frenos de su carro no funcionaban. 隆Estaba aterrorizada! El veh铆culo se desplom贸 al vac铆o y explot贸 en una bola de fuego. Fue una muerte horripilante.

Veinte a帽os hab铆an pasado ya. 隆Veinte a帽os! Ya casi nadie visitaba a Amanda, ni siquiera sus amigos y familiares cercanos. Ella pasaba los meses y los a帽os sentada frente al espejo. En el manicomio todos creen que alg煤n d铆a ella volver谩 a hablar.

Cuento 鈥淟a muerte del amor鈥, Olmedo Bula-Villalobos. Revista Umbral, volumen 45, N.潞 2. Diciembre, 2020. ISSN: 1409-1534, EISSN electr贸nico: 2215-6178.

Acerca del autor

obula@uned.ac.cr | + posts

Docente en Universidad Estatal a Distancia
San Jos茅, Costa Rica

Referencias bibliogr谩ficas

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Recibido: 21/07/2020
Aceptado: 13/11/2020
Palabras clave
Keywords
C脫MO CITAR / HOW TO CITE
Bula-Villalobos, O. (2020). La muerte del amor. Revista Umbral, 45(2), pp. 40-41
Ir arriba