Portada » La persona profesora: Competencias para interactuar en el espacio innovador de aprendizaje

La persona profesora: Competencias para interactuar en el espacio innovador de aprendizaje

The teacher person: Competences to interact in the innovative learning space

Introducci贸n

Cada sociedad deber铆a contar con una imagen de sociedad y de ciudadano a la que como colectivo desde las perspectivas de cambio social y crecimiento econ贸mico aspira alcanzar a futuro. Tal delimitaci贸n conlleva a la vez la estructuraci贸n de un sistema de educaci贸n que asuma la misi贸n de formar a las personas con la capacidad, talento y competencias que requiere la sociedad para su desarrollo econ贸mico. As铆 como con las actitudes de convivencia, participaci贸n social y los patrones de conducta moral y c铆vica para atender las necesidades de su desarrollo social.

De ah铆 la relevancia de que cada sociedad logre desarrollar un sistema de educaci贸n de calidad, que potencie una administraci贸n eficiente y eficaz, innovadora y visionaria del sistema, para que la educaci贸n logre su cometido econ贸mico y social.

Los sistemas de educaci贸n de las sociedades del siglo XXI, asumen el reto de desarrollar una educaci贸n de calidad que logre tales aspiraciones econ贸micas y sociales en un contexto muy diferente a lo experimentado en los dos siglos anteriores. Un contexto esculpido por el conjunto de cambios econ贸micos, culturales, sociales y pol铆ticos que tiene su g茅nesis luego de la Segunda Guerra Mundial y logran en las d茅cadas de1980-1990 su consolidaci贸n; producto de dos hechos relevantes, el primero los cambios en la geopol铆tica mundial por la propensi贸n del comercio a extender sus operaciones, m谩s all谩 de sus fronteras nacionales, alcanzando una dimensi贸n de nivel mundial con la integraci贸n de diversas sociedades a nivel internacional. Y el segundo la revoluci贸n de las tecnolog铆as de la informaci贸n y la comunicaci贸n, que vino a fortalecer tal integraci贸n o globalizaci贸n.

La globalizaci贸n, por tanto, es en primera instancia un fen贸meno econ贸mico y pol铆tico que asocio al mundo, y en segunda instancia un fen贸meno tecnol贸gico que conect贸 al mundo, provocando seg煤n Cornejo (2010), transformaciones y cambios relevantes en las sociedades entre los que destacan:

  • Uso intensivo de la tecnolog铆a.
  • Surgimiento de la sociedad del conocimiento.
  • Aumento de las fuentes de informaci贸n y comunicaci贸n.
  • Flexibilidad y movilidad en la naturaleza del trabajo.

Estas transformaciones y cambios permean a la educaci贸n y le plantean tres desaf铆os:

  • Estructurar sistemas de educaci贸n afines para atender las nuevas necesidades formativas que a nivel social y econ贸mico requieren las sociedades para su transformaci贸n y cambio continuo dentro del orbe global (Rojas et al., 2012).
  • Replantear la estructura arquitect贸nica del centro educativo para desarrollar procesos de educaci贸n mediante el uso, aplicaci贸n y desarrollo de las tecnolog铆as de la informaci贸n y la comunicaci贸n, dado que su integraci贸n se considera esencial para la sociedad del conocimiento (脕valos et al., 2012).
  • Reconsiderar el papel de la persona profesora, dado que sin ellas y sin sus competencias profesionales, la sociedad del conocimiento no podr铆a existir, por cuanto constituyen sus agentes claves para el cambio (Day et al., 2007).

Tales desaf铆os dejan en evidencia que la educaci贸n como en ninguna otra 茅poca ha tenido que estar m谩s atenta a los cambios generados por la sociedad, al pasar de un entorno estable a uno inestable, que demanda de ella una estructura ya no mec谩nica sino org谩nica, que le permita ser competitiva estrat茅gicamente en funci贸n del logro de su misi贸n social y econ贸mica.

De ah铆 que este ensayo cient铆fico tenga por finalidad desarrollar un an谩lisis de las competencias de la persona profesora, para atender la formaci贸n de las personas estudiantes en la sociedad del conocimiento y de la era digital. El estudio de tales competencias es fundamental, por cuanto el desarrollo de las nuevas tecnolog铆as de la informaci贸n y la comunicaci贸n,  han provocado que se experimente un cambio en la identidad del aula, como escenario f铆sico tradicional de los procesos de educaci贸n,  a un espacio inteligente de aprendizaje, que a su vez conlleva a una trasformaci贸n de la gesti贸n de los procesos de educaci贸n, en t茅rminos de la relaci贸n de la persona profesora y de la persona estudiante, as铆 como de los procesos de ense帽ar y de aprender.

Por consiguiente, para lograr tal finalidad los planteamientos de este art铆culo se ordenan en cuatro apartados. El primero aborda el estudio de la arquitectura del centro educativo, como escenario del desarrollo de los procesos de educaci贸n, desde la perspectiva de espacio innovador de aprendizaje. El segundo describe las principales cualidades que caracterizan a la persona estudiante de la era global. El tercero analiza las competencias que debe poseer la persona profesora, desde tres dimensiones o magnitudes estrat茅gicas: acad茅mica, t茅cnica, interacci贸n socio afectiva; para desarrollar en el espacio innovador de aprendizaje, los procesos de educaci贸n de las personas estudiantes de la sociedad del conocimiento y de la era digital. Finalmente, el cuarto apartado presenta las principales conclusiones a las que llega este ensayo.

Arquitectura del centro educativo: escenario de los procesos de educaci贸n

El centro educativo ha constituido a lo largo de la historia de la educaci贸n el espacio de encuentro entre la persona estudiante y la persona profesora. Ha sido el punto focal donde se genera el proceso educaci贸n, en si el epicentro donde la educaci贸n logra sus fines y la sociedad supone alcanza el imaginario ideal de sociedad y ciudadano definido desde las perspectivas de cambio social y crecimiento econ贸mico.

Ferreiro y Gewerc (2012), consideran que el centro educativo no debe darle 鈥渓a espalda a las nuevas formas culturales, de comunicaci贸n, de difusi贸n y acceso a la informaci贸n que generan las tecnolog铆as digitales鈥 (p.98). Mas, por el contrario, como escenario del desarrollo de los procesos de educaci贸n debe iniciar su integraci贸n, de forma tal que 茅stas, como lo refieren Cabero y Barroso (2013) contribuyan a consolidar el nuevo modelo de sociedad, el cual est谩 orientado al aprendizaje permanente del individuo y por tanto a formar personas estudiantes para la creaci贸n, m谩s que para la trasmisi贸n o reproducci贸n del conocimiento, lo que demanda 鈥渦na nueva forma de actuar y de replantear el hecho educativo鈥 (p.25).

Para Ak莽ay y Arslan (2010), en la sociedad actual se hace imposible pensar en un sistema de educaci贸n sin acceso a las tecnolog铆as de la informaci贸n y la comunicaci贸n.  No obstante, tal acceso como lo recalcan Cabero y Mar铆n (2014) es complejo por los cambios que produce, al generar desde la teor铆a y praxis, una nueva forma de desarrollar los procesos de ense帽ar y aprender, lo que a su vez conlleva a 鈥渦na modificaci贸n en el rol de profesores y alumnos en los diferentes centros educativos鈥 (Castillo y Gonz谩lez, 2015, p. 271). Adem谩s, tal complejidad debe considerar la inversi贸n de capital para la adquisici贸n de los equipos, instrumentos y servicios que el centro educativo requiere.

La integraci贸n de las tecnolog铆as de la informaci贸n y la comunicaci贸n quebrantan con fuerza la arquitectura del centro educativo, logrando seg煤n Queiruga et al., (2018), que 鈥渆l aula, como espacio r铆gido, pierda su raz贸n de ser鈥 (p.10), y se inicie la mutaci贸n de una estructura tradicional basada en la presencialidad de los actores, en la escenograf铆a f铆sica del espacio de aula y el tecnocentrismo del libro de texto, a una estructura de espacio innovador de aprendizaje virtual, que brinda a la persona estudiante la oportunidad de obtener conocimientos 煤tiles y personalizados de forma flexible, original y colaborativa.  Para Gallego (2019), se trasciende de un espacio 鈥渃ontenedor del hecho educativo鈥 a uno de 鈥渞elaci贸n, de desarrollo y de experimentaci贸n鈥 (p.7).

El centro educativo como espacio innovador de aprendizaje, considerando los aportes brindados por Lozano (2004), Robinson y Aronica (2015), Queiruga et al. (2018), y Gallego (2019), puede ser definido como:

la comunidad en la cual un conjunto de personas estudiantes se re煤ne f铆sica y/o virtualmente con las personas profesoras y tienen la oportunidad de alcanzar, de forma individual, pero con asocio colaborativo, los conocimientos y competencias que les permitir谩n comprender e integrarse al mundo. Acorde a su diversidad cognitiva, destrezas, ritmo, expectativas, talentos y actitudes personales. Siguiendo la direcci贸n y asesor铆a que le brinda la persona profesora, para desarrollar un acervo de estrategias de aprendizaje, que utilizan como herramienta de mediaci贸n cognitiva, un conjunto de recursos, programas y equipos facilitados por las tecnolog铆as de la informaci贸n y la comunicaci贸n.

El espacio innovador de aprendizaje es la comunidad, en la que la persona estudiante, a su propio ritmo y conforme a sus competencias, intereses y expectativas, satisface sus necesidades educativas.  Por tanto, se constituye en una comunidad capaz de:

  • Retener a las personas estudiantes garantizando su asistencia, al propiciar que 茅stas se encuentren en un entorno c贸modo y seguro.
  • Valorar a cada persona estudiante como individuo, al reconocer y respetar sus actitudes, habilidades, competencias e intereses.
  • Motivar a las personas estudiantes para que desarrollen con 茅xito sus procesos de educaci贸n, al contar con un potencial de recursos tecnol贸gicos, para transformar de forma creativa la informaci贸n en conocimiento.

El espacio innovador de aprendizaje es el nuevo escenario de interacci贸n social, donde se desarrolla la educaci贸n, y como tal plantea demandas diferentes para concretar relevantes ventajas competitivas, a saber:

  • Desarrollar una nueva perspectiva de acceso e intercambio de la informaci贸n, en donde la persona profesora (Bosch, 2018), empodera e induce por la curiosidad el talento creativo; de cada persona estudiante a la producci贸n de conocimiento.
  • Facilitar a cada persona estudiante las estrategias de aprendizaje y los recursos tecnol贸gicos apropiados, para que, de forma amigable, atractiva e interactiva pueda aprender a su propio ritmo y estilo cognitivo, reduciendo el ausentismo, el rezago y los 铆ndices de abandono y fracaso escolar (Gallego, 2019).
  • Superar los l铆mites tempo espaciales a los que est谩 supeditado el centro educativo en su arquitectura tradicional (Barroso, 2013), lo que permite garantizar a cada sociedad la universalizaci贸n de su sistema de educaci贸n, dando la posibilidad a cada persona estudiante de flexibilizar el tiempo y el espacio en el que se desarrolla la acci贸n educativa (Queiruga et al., 2018).

En este nuevo escenario la persona profesora transforma su pr谩ctica docente, genera un nuevo ambiente pedag贸gico modelado por el uso y la aplicaci贸n de la tecnolog铆a, para crear con impresi贸n de existencia real; representaciones y experiencias de aprendizaje, para que cada persona estudiante desde una posici贸n protag贸nica e interactiva desarrolle nuevos procedimientos para aprender y transformar la informaci贸n en conocimiento.  En si constituye el espacio, en donde seg煤n Ruiz et al. (2017) 鈥渟e crean las condiciones para que el individuo se apropie de nuevos conocimientos, de nuevas experiencias, de nuevos elementos que le generen procesos de an谩lisis, reflexi贸n y apropiaci贸n鈥 (p.5).

Para finalizar este apartado es importante se帽alar que la implementaci贸n del espacio innovador de aprendizaje, en los sistemas de educaci贸n de las sociedades del conocimiento y la era digital, representa una oportunidad de cambio y transformaci贸n de la educaci贸n hacia un modelo 鈥渕谩s equilibrado, individualizado y creativo鈥 (Robinson y Aronica, 2015, p.7), dadas las posibilidades que  las tecnolog铆as de la informaci贸n y la comunicaci贸n brindan para 鈥渃aptar la imaginaci贸n de los j贸venes y brindarles m茅todos de ense帽anza y de aprendizaje con un alto grado de personalizaci贸n鈥 (Robinson y Aronica, 2015, p.14).

Pero para que tal cambio y transformaci贸n se suscite, se requiere el desarrollo de importantes procesos de reforma y mejora educativa, de la definici贸n de nuevas pol铆ticas p煤blicas en materia de educaci贸n y de su financiamiento, y de un nuevo modelo de organizaci贸n educativa, cuya estructura debe organizarse en funci贸n de tres 谩reas estrat茅gicas de gesti贸n: Log铆stica, Proceso Educaci贸n y Tecnol贸gica. Dado que para su desarrollo exitoso 鈥渓a escuela se enfrenta al reto de acomodarse a otras formas de ense帽ar y aprender鈥 (Montero y Gewerc, 2018, p. 8).

El 谩rea estrat茅gica de gesti贸n log铆stica tiene la responsabilidad de establecer los principios, definir las transformaciones y proyectar los requerimientos: legales, financieros, materiales y humanos, que fundamentan la implementaci贸n del espacio innovador de aprendizaje. Su objetivo prever y considerar el conjunto de factores (Mart铆nez, 2011), que garanticen el ambiente propicio y flexible para su socializaci贸n, aprobaci贸n, financiamiento, integraci贸n y desarrollo.

El 谩rea estrat茅gica de gesti贸n de los procesos de educaci贸n tiene la tarea de coordinar la estructura, el dise帽o y la implementaci贸n de la formaci贸n y capacitaci贸n requerida por la persona profesora en el uso de la tecnolog铆a, el dise帽o y la producci贸n de recursos digitales para los procesos de educaci贸n que desarrollar谩n en el espacio innovador de aprendizaje. Su prop贸sito lograr que la persona profesora gestione la tecnolog铆a en funci贸n de las condiciones y habilidades de las personas estudiantes, ya no para aprender m谩s sino para aprender de forma diferente y creativa generando nuevo conocimiento (Urquidi et al., 2019).

El 谩rea estrat茅gica de gesti贸n tecnol贸gica est谩 a cargo de las plataformas  de la infraestructura digital, su finalidad 鈥渇acilitar la autogesti贸n de los procesos de acceso, edici贸n y organizaci贸n de los recursos鈥 (Garc铆a y L贸pez, 2011, p. 133), que requiere el espacio innovador de aprendizaje para su funcionamiento y mantenimiento adecuado, de forma tal que garantice tanto a la persona profesora como a la persona estudiante su acceso y uso en el momento requerido sin ning煤n inconveniente o problema.

La persona estudiante de la era global

Para realizar un acercamiento preciso a las competencias de la persona profesora en el espacio innovador de aprendizaje, no solo es necesario determinar la estructura de ese nuevo escenario donde se desarrolla la educaci贸n. Es tambi茅n fundamental desplegar un an谩lisis de las caracter铆sticas del nuevo modelo de persona estudiante, a la que la persona profesora deber谩 orientar.

La palabra estudiante se deriva del lat铆n: studium, que significa aplicado. Desde la perspectiva sem谩ntica es el disc铆pulo con respecto al profesor de la materia que est谩 aprendiendo o del centro de educaci贸n donde estudia.

En el proceso educaci贸n la persona estudiante es la que ejecuta la tarea de comprender los conocimientos establecidos en cada uno de los planes de estudio, para alcanzar el desarrollo de sus capacidades, destrezas y facultades intelectuales, morales y de comportamiento humano, que a su vez le convierten en actor estrat茅gico de las perspectivas de cambio social y crecimiento econ贸mico a las que aspira la sociedad del conocimiento y de la era digital.

La persona estudiante de la era global es aquel ni帽o o joven que nace, crece y se desarrolla adquiriendo todo su bagaje cognitivo y sociocultural mediante un v铆nculo constante con las tecnolog铆as de la informaci贸n y la comunicaci贸n, a trav茅s de la Internet y de la Red Inform谩tica Mundial (WWW), en la cual operan y se desarrollan una diversidad de aplicaciones como: WhatsApp, iMessage, Facebook Messenger, Telegram, Signal, Viber, Skype, Facetime y Zoom, y a las cuales tiene acceso desde un computador, una tablet o un tel茅fono m贸vil entre otros dispositivos. Determinar cuando surge este v铆nculo constante entre el ni帽o y el joven con las tecnolog铆as de la informaci贸n y la comunicaci贸n, es fundamental para poder establecer el origen del estudiante de la era digital. Como tal remite a identificar el momento mismo en que las tecnolog铆as de la informaci贸n y la comunicaci贸n irrumpen y evolucionan en el mundo.

La historia se帽ala a 1991, como el a帽o en que las tecnolog铆as de la informaci贸n y la comunicaci贸n inician la conquista y transformaci贸n de las sociedades, por cuanto en ese a帽o el Consejo Europeo para la Investigaci贸n Nuclear (CERN), con el liderazgo y las  ideas de Tim Berners Lee, lanza el programa llamado World Wide Web, como el primer sistema para el intercambio de datos, b谩sicamente textos e hipertextos sin color, ni animaci贸n y sin im谩genes, entre la comunidad de cient铆ficos del CERN independientemente de su ubicaci贸n geogr谩fica (Abuin y Vinader, 2011).

Este protocolo que en primera instancia se dise帽贸 para una peque帽a comunidad, se desarrolla y evoluciona de forma tal que transforma al mundo y conecta a la humanidad por medio de la tecnolog铆a.  A partir de este hito hist贸rico la d茅cada de los a帽os 90 representar谩 el 谩pice del inicio de toda una revoluci贸n tecnolog铆a, dada su accesibilidad y la aparici贸n de recursos digitales como el computador, los tel茅fonos m贸viles de segunda generaci贸n (2G), la webcam, la internet de uso comercial, la extensi贸n del uso de la fibra 贸ptica, las aplicaciones de formatos para comprimir archivos digitales de audio o video y los aparatos para reproducirlos (Mp3), los programas de edici贸n fotogr谩fica, los sistemas de posicionamiento global, el identificador de llamadas, los mensajes de texto, el correo electr贸nico, el Photoshop primer programa de edici贸n fotogr谩fica, el Mosaic primer navegador gr谩fico, as铆 como Netscape Navigator y Google entre otros, contribuyendo as铆, seg煤n Mart铆nez (2011) a modificar la forma en que se edifica la informaci贸n y por tanto el conocimiento, en una generaci贸n mediatizada por la tecnolog铆a.

Por lo se帽alado los ni帽os y j贸venes que nacieron a mediados de la d茅cada de a帽os 90, constituyen las personas estudiantes de la era digital. Y que actualmente en la pir谩mide demogr谩fica de la sociedad del conocimiento y de la era digital, integran seg煤n grupo de edad el estrato comprendido entre los 0 a los 26 a帽os. Estrato que para el quinquenio 2020-2025 representa conforme a la proyecci贸n realizada por la Divisi贸n de Poblaci贸n del Departamento de Asuntos Econ贸micos y Sociales de Naciones Unidas (2019), entre el 37% y el 32 % de la poblaci贸n total del continente americano.

Por tanto, los ni帽os y j贸venes de la era global, son todos aquellos que nacieron en el auge de la tecnolog铆a, logrado desarrollar capacidades sorprendentes para interactuar con ella, 鈥渘os encontramos con una nueva generaci贸n de aprendices que no han tenido que acceder a las nuevas tecnolog铆as, sino que han nacido con ellas y que se enfrentan al conocimiento desde postulados diferentes a los del pasado鈥 (Marchesi, 2011, p.7). De ah铆 la relevancia de determinar sus principales caracter铆sticas y comportamientos.

Los aportes que surgen de las investigaciones y trabajos realizadas por Prensky (2010), Piscitelli (2011), Mar铆n (2013), Cabero y Mar铆n (2017), contribuyen a destacar como principales caracter铆sticas de estos ni帽os y j贸venes, las siguientes:

  • Generar un modo de vida asociado a la red inform谩tica.
  • Integrar la tecnolog铆a como elemento esencial de su entorno.
  • Interactuar en un contexto sin barreras tempo espaciales.
  • Inclinarse por un procesamiento no lineal de la informaci贸n.
  • Usar el lenguaje gr谩fico como medio para interpretar la realidad.
  • Mantener un inter茅s elevado por los recursos multimedia.
  • Operar con alta precisi贸n los medios de producci贸n digital.
  • Desarrollar varias tareas o procesos de forma simult谩nea.
  • Fortalecer el trabajo colaborativo apoyado en la conectividad.
  • Aprender mediante el hacer m谩s que el leer o escuchar.

Tales caracter铆sticas evidencian comportamientos de pensamiento diferentes en las personas estudiantes de la sociedad del conocimiento, y por consiguiente el surgimiento en ellos, de un conglomerado de nuevos rasgos, entre los cuales para Prensky (2004), Cabero y Mar铆n (2017), se encuentran: tener mayor inter茅s por la informaci贸n gr谩fica que por el texto, ser menos estructurados, pero m谩s creativos y sin temor al error, m谩s expresivos y sociables, pero con un discurso fragmentado. Tales rasgos a su vez permiten identificar una persona estudiante diferente en su forma de comunicarse, reunirse, compartir, socializar y jugar; comprar, vender e intercambiar; buscar, coordinar, analizar, crear, evaluar y aprender.

Por consiguiente, este nuevo modelo de persona estudiante va a requerir de una persona profesora, con las competencias profesionales que le faculten el dise帽ar, crear y moderar ambientes de aprendizaje mediados por las tecnolog铆as de la informaci贸n y la comunicaci贸n, para que cada persona estudiante pueda desarrollar su propia experiencia de aprendizaje y producir de forma creativa e innovadora su propio conocimiento.  Como lo afirma Talavera y Junior (2020), la nueva realidad demanda un cambio para responder a las nuevas exigencias de la sociedad, para lo cual la persona profesora 鈥渄ebe transformarse y ser creativo; de lo contrario tratar谩 de implementar en un sistema virtual, la realidad presencial bajo una estructura tradicional鈥 (p. 179). La sociedad del conocimiento y de la era digital pone en evidencia que las formas tradicionales en que se desarrollan los procesos de educaci贸n, las cuales han privilegiado el ense帽ar, trasmitir y memorizar por el aprender, comunicar y razonar (UNESCO, 2005), no funcionan porque la sociedad ha cambiado y la persona estudiante tambi茅n.

Competencias de la persona profesora en el espacio innovador de aprendizaje

La palabra profesor viene del lat铆n profeteri, est谩 compuesta por el prefijo pro que significa delante o a la vista, y el verbo fateri que asume el significado de admitir o confesar. Por consiguiente, el profesor es la persona que admite o confiesa algo delante o a la vista de otros, es por tanto quien ejerce o ense帽a una ciencia o arte.

La persona profesora tiene por misi贸n ense帽ar para que la persona estudiante aprenda. Y de ella se deriva su tarea primordial, la cual consiste en dar direcci贸n y orden a la ense帽anza, dise帽ando una estructura metodol贸gica para que la informaci贸n sea transformada por la persona estudiante en conocimiento que pueda manipular y aplicar conforme a sus capacidades y competencias.

La revoluci贸n digital que experimentan las sociedades del siglo XXI, y que de forma directa han permeado los sistemas de educaci贸n, mutando la arquitectura educativa a un espacio innovador de aprendizaje y originando un nuevo modelo de persona estudiante, lleva tambi茅n a un replanteamiento de la forma en que la persona profesora desarrolla la misi贸n de ense帽ar y de las competencias que para tal fin requiere. Ariza (2006) se帽ala que la acci贸n docente debe replantearse y la persona profesora 鈥渄ebe acompa帽ar, apoyar y ofrecer nuevas estrategias para recorrer el proceso educaci贸n鈥, adem谩s agrega que la persona docente 鈥渄ebe convertirse en usuario de las nuevas tecnolog铆as para poder estar en sinton铆a con los j贸venes que en un alto porcentaje est谩n a la vanguardia de su uso鈥 (p.1).

Por consiguiente la persona profesora debe desarrollar las competencias que le permitan seg煤n Gallardo et al. (2021) 鈥渋ncorporar los recursos digitales a sus rutinas de aprendizaje鈥 (p. 40) para crear 鈥渆spacios y procesos educativos m谩s din谩micos, participativos e innovadores鈥 (p.41), en los cuales es posible individualizar los procesos de ense帽anza-aprendizaje, adapt谩ndolos al contexto, a la diversidad y necesidades de la persona estudiante, motiv谩ndole as铆 para ser el principal art铆fice de su propio aprendizaje, dado el potencial inclusivo que poseen los recursos digitales (Pardo et al., 2021).

El desarrollo de tales competencias (Gallardo et al., 2021), para el ejercicio de la profesi贸n docente en la sociedad del conocimiento y la era digital demanda de la persona profesora como agente primordial del proceso educaci贸n, tres comportamientos esenciales:

  • Mantenerse actualizado en el conocimiento de su saber disciplinar, de las caracter铆sticas de las personas estudiantes y de las tecnolog铆as de la informaci贸n y la comunicaci贸n.
  • Emplear las tecnolog铆as de la informaci贸n y la comunicaci贸n para crear espacios innovadores de aprendizaje adaptados y contextualizados a las necesidades e intereses de las personas estudiantes.
  • Saber comunicarse, interactuar y empatizar con la persona estudiante en el espacio innovador de aprendizaje ya sea de forma presencial, virtual o h铆brida.

Asumir tales comportamientos supone un nuevo papel de la persona profesora, que pasa por una modificaci贸n de sus estructuras de pensamiento y esquemas mentales, para desarrollar el acto de educar en un entorno complejo y cambiante, que le demanda nuevos conocimientos, habilidades y actitudes para organizar estrategias innovadoras de ense帽anza y aprendizaje, mediante el uso y la integraci贸n de las tecnolog铆as de la informaci贸n y la comunicaci贸n a su labor. De lo contrario como lo destaca categ贸ricamente Esteve (2009) 鈥渆l profesor que pretenda mantenerse en el antiguo papel de 煤nica fuente de transmisi贸n oral de conocimientos tiene la batalla perdida鈥 (p. 23). 

Los trabajos desarrollados por Perrenoud (1999), Ariza (2006), Trib贸 (2008), Bautista (2011), Barroso (2013), Puente y Cruz (2013), 脕rea et al. (2014), Castillo y Gonz谩lez (2015), Vuorikari et al. (2016), Castro (2018), Montero y Gewerc (2018) y Barroso et al. (2019), permite definir y estructurar una propuesta de las competencias que deber铆an caracterizar el modelo de persona profesora, referente de la educaci贸n de la era digital.

Tales competencias se organizan desde tres dimensiones o magnitudes estrat茅gicas: acad茅mica, t茅cnica y de interacci贸n socio afectiva.  Cada una de ellas en simetr铆a con cada uno de los tres comportamientos esenciales que, como agente primordial del proceso educaci贸n, debe adquirir la persona profesora de la sociedad del conocimiento y la era digital. Por su parte cada una de estas dimensiones o magnitudes estrat茅gicas, se fundamenta en las siguientes premisas:

  • En un sistema de educaci贸n la persona profesora hace la diferencia, dado que sin ella toda acci贸n de cambio educativo ser铆a imposible y la sociedad se ver铆a privada de alcanzar su imaginario de ciudadano y sociedad.
  • Una competencia est谩 conformada por un conglomerado complejo de conocimientos, habilidades, actitudes y valores, que mediante una interacci贸n org谩nica facultad el saber, el hacer y el ser de la persona profesora para interactuar con un nuevo modelo de estudiante en un nuevo entorno educativo.

Competencias de la Dimensi贸n Acad茅mica

Consideran la aprehensi贸n que la persona profesora debe tener de los conocimientos: disciplinar y tecnol贸gico. Tal aprehensi贸n significa poseer los conocimientos actualizados, saber organizarlos y razonarlos para poder interpretarlos y explicarlos con la finalidad de generar y crear nuevas ideas y conocimientos.

Considerando Perrenoud (1999) y Vuorikari et al. (2016) la dimensi贸n acad茅mica delimita una persona profesora con amplia comprensi贸n y dominio de los contenidos de aprendizaje, capaz de provocar situaciones o actividades de transferencia de informaci贸n diferentes y novedosas a trav茅s de las cuales la persona estudiante se apropia del conocimiento.

Por su parte el conocimiento y dominio tecnol贸gico que la persona profesora posee, hace posible el desarrollo de experiencias diversas y novedosas de aprendizaje, que llevan a la persona estudiante a identificar, investigar, aplicar y resolver situaciones en un entorno virtual. Todo ello como producto de una planificaci贸n apropiada de las aplicaciones, herramientas y de los dispositivos tecnol贸gicos al saber disciplinar.  Socavando en consecuencia el rito de la ense帽anza basada en la trilog铆a constituida por: la exposici贸n magistral y met贸dica de la persona profesora, el uso de la memoria para adquirir conocimiento y el empleo del libro de texto y material impreso, distantes y desactualizados de las concepciones y representaciones de la persona estudiante.   En si las competencias de la dimensi贸n acad茅mica son producto de la integraci贸n apropiada entre el conocimiento disciplinar y el conocimiento t茅cnico (Barroso et al., 2019). 

Competencias de la Dimensi贸n T茅cnica

Gravitan entorno al dominio en el uso propio que cada persona profesora debe tener de cada una de las aplicaciones, herramientas y de los dispositivos tecnol贸gicos, para lograr los objetivos de aprendizaje, en un entorno de ense帽anza flexible, atractivo e innovador, con reglas consensuadas de interacci贸n socio afectiva y acad茅mica, como plataforma para ofrecer una educaci贸n de calidad y excelencia.

La persona profesora no solo debe ser capaz de saber usar la tecnolog铆a, sino tambi茅n saber cu谩ndo usarla para crear un espacio innovador de aprendizaje abierto, atractivo e interactivo, sin l铆mites ni fronteras tempo espaciales para la persona estudiante. Al respecto Montero y Gewerc (2018) plantean que la funci贸n de la persona profesora debe perfeccionarse y adaptarse a los cambios generados por los nuevos entornos tanto sociales, cient铆ficos y tecnol贸gicos, para estos 煤ltimos establecen como competencias de adaptaci贸n: el conocimiento y la selecci贸n de las tecnolog铆as de la informaci贸n y de la comunicaci贸n, para su aplicaci贸n en el aula de forma tal que contribuya con los procesos de ense帽anza aprendizaje y a su formaci贸n social y cultural.

Esta competencia origina una persona profesora informada y alfabetizada en tecnolog铆a digital, que se comunica a trav茅s de ella, que puede crear contenidos digitales y es capaz de resolver problemas relacionados con su uso, en definitiva, capacitada para operar sobre los riesgos y amenazas que se pueden derivar del uso de la tecnolog铆a en el nuevo entorno educativo (Vuorikari et al., 2016).

En si las aplicaciones, las herramientas y los dispositivos tecnol贸gicos, se constituyen en instrumentos y recursos que garantizan el aprendizaje, solo si la persona profesora posee la facultad de adaptarlos como herramientas cognitivas de un dise帽o pedag贸gico capaz de generarlo.

Competencias de la Dimensi贸n Interacci贸n Socio Afectiva

Est谩n relacionadas con la capacidad de la persona profesora para lograr que el espacio innovador de aprendizaje, se transforme en una comunidad de aprendizaje en donde cada persona estudiante, como miembro de ella pueda sentirse seguro, logre reconocer que no est谩 solo, que es capaz de aprender de forma colaborativa junto a otros, que se encuentran experimentando situaciones y retos educativos similares. En si empoderada y motivada por el poder que la comunidad le genera de avanzar considerando sus destrezas, respetando sus necesidades e intereses, as铆 como sus metas personales.

Las competencias de la dimensi贸n socio afectiva modelan una persona profesora asertiva, comunicativa y emp谩tica, capaz de generar las condiciones sociales apropiadas para el aprendizaje y el desarrollo de las capacidades de la persona estudiante, mediante la atenci贸n y el apoyo personalizado (Gallardo et al., 2021). De esta forma lograr谩 responder a lo que la sociedad del conocimiento y la era digital le demanda, en favor de la formaci贸n de 茅stas y como consecuencia de ella.

Por tanto, la persona profesora debe contar con las capacidades para conocer y expresar emociones, para tener y transmitir empat铆a, para motivar y favorecer la libertad de decisi贸n, para asesorar y promover el protagonismo de la persona estudiante, durante su proceso educativo. La Tabla 1 Dimensiones de las Competencias de la Persona Profesora en el Espacio Innovador de Aprendizaje, presenta una s铆ntesis de lo analizado.

La Tabla 1

Dimensiones de las Competencias de la Persona Profesora en el

Espacio Innovador de Aprendizaje

Dimensi贸nDominio
Conocimientos (Saber)Habilidades (Hacer)Volutivo (Ser)
Acad茅mica脕rea Disciplinar 脕rea Tecnolog铆a  Gestar estrategias entre el conocimiento disciplinar y conocimiento tecnol贸gico.Dise帽ar situaciones novedosas de aprendizaje para promover la investigaci贸n y la creatividad.Desarrollar una transferencia innovadora de Informaci贸n para producir conocimiento.Experto Visionario Creativo Innovador
T茅cnicaDispositivos Tecnol贸gicos   Objetivos de aprendizaje.    Estar actualizado en el manejo de dispositivos tecnol贸gicos afines a su saber disciplinar.Aplicar la tecnolog铆a para interactuar con las personas estudiantes en funci贸n de los objetivos de aprendizaje.Usar los recursos digitales para crear experiencias de aprendizaje afines a la necesidades y estilos de aprendizaje de las personas estudiantes.Investigador Analista Planificador Dise帽ador Organizador  
Interacci贸n Social AfectivaComunicaci贸n Motivaci贸n EmpoderamientoEjercer influencia rec铆proca.Fortalecer la confianza. Promover el actuar y el realizar.Estimular la visi贸n y el protagonismo.Emp谩tico Accesible Asertivo Comunicativo

Fuente: Elaboraci贸n propia. 

Para concluir este apartado sobre las competencias de la persona profesora en el espacio innovador de aprendizaje, es relevante destacar que aun cuando la sociedad del conocimiento y de la era digital pone en evidencia que las formas tradicionales en las que ha sido formado el profesor, no funcionan porque la sociedad ha cambiado y la persona estudiante tambi茅n. Y que aun cuando los 鈥渄ocentes avalan y potencian tal fen贸meno, manifestando una visi贸n pr谩cticamente un谩nime respecto al potencial innovador de las tecnolog铆as鈥 (Pardo et al., 2021, p. 34).  Las personas profesoras no cuentan con la formaci贸n y el desarrollo profesional que les dote de tales competencias para hacer frente a las nuevas exigencias que se帽ala la sociedad: atender a una nueva persona estudiante en un nuevo escenario de aprendizaje.

En coda, as铆 como la persona estudiante requiere de un modelo de persona profesora con las competencias de las dimensiones estrat茅gicas: acad茅mica, t茅cnica y de interacci贸n socio afectiva se帽aladas. La persona profesora requiere de programas de formaci贸n y desarrollo profesional que le capaciten y le formen para alcanzar tales competencias. Esto demanda que los centros de formaci贸n de las personas profesoras, restructuren sus planes e integren los cambios necesarios para formar profesionales con el conocimiento acad茅mico experto en su disciplina y en tecnolog铆a, con las habilidades t茅cnicas para generar los nuevos entornos de aprendizaje, y con la capacidad de interactuar con las personas estudiantes de forma asertiva y emp谩tica para guiarles y empoderarles durante el proceso educaci贸n.

Conclusiones

La reflexi贸n y discusi贸n plantea en este ensayo, entorno al an谩lisis de las competencias de la persona profesora, para atender la formaci贸n de las personas estudiantes en el espacio innovador de aprendizaje de la sociedad del conocimiento y de la era digital, permite establecer las siguientes conclusiones:

La arquitectura del centro educativo ha iniciado un proceso de mutaci贸n creando de forma disruptiva un nuevo escenario: el espacio innovador de aprendizaje. En el cual dado el uso y la adaptaci贸n apropiada de las tecnolog铆as de la informaci贸n y la comunicaci贸n, se desarrollan procesos educativos innovadores y personalizados de forma flexible, original y colaborativa para la persona estudiante.

La persona estudiante ha cambiado por su firme v铆nculo y sorprende capacidad de interacci贸n con las tecnolog铆as. Esto lleva a identificar una generaci贸n con nuevos rasgos, caracter铆sticas, motivaciones e intereses, que demanda nuevos procedimientos y experiencias educativas, que les facilite desarrollar una posici贸n interactiva y protag贸nica mientras aprenden y transformar la informaci贸n en conocimiento.

El modelo de ense帽anza tradicional de car谩cter magistral y memor铆stico en el cual fue formado la persona profesora debe replantearse y trascender a un modelo dirigido a desarrollar sus competencias desde tres dimensiones estrat茅gicas: la acad茅mica, la t茅cnica, y la de interacci贸n socio afectiva. Fundamentales tanto para crear y planificar procesos de educaci贸n diversos, novedosos y de calidad, mediante el uso y aplicaci贸n de la tecnolog铆a al saber disciplinar, como para comunicarse e interactuar con las personas estudiantes y lograr con 茅xito, que estas transformen la informaci贸n en conocimiento.

La integraci贸n de las tecnolog铆as de la informaci贸n y la comunicaci贸n a los procesos de educaci贸n en el marco del espacio innovador de aprendizaje, representa una oportunidad de cambio para incidir sobre la deserci贸n, atender las necesidades educativas especiales y crear nuevas opciones de acceso a la educaci贸n. Siendo para ello necesario contar con la aprobaci贸n de un conjunto de pol铆ticas p煤blicas afines, que garanticen a cada sistema de educaci贸n la infraestructura digital, el acceso al equipo tecnol贸gico y a las aplicaciones requeridas para su desarrollo, acceso y cobertura universal.

La persona profesora: Competencias para interactuar en el espacio innovador de aprendizaje. Juan Antonio Arroyo-Valenciano.聽Revista Umbral, volumen 47, N.潞 1, enero-julio, 2022. ISSN 1409-1534, e-ISSN 2215-6178

Acerca del autor

juan.arroyo@ucr.ac.cr | + posts

Universidad de Costa Rica
San Jos茅, Costa Rica
ID ORCID: https://orcid.org/0000-0002-3092-3872

Referencias bibliogr谩ficas

Abuin, N. y Vinader, R. (2011). El desarrollo de la World Wide Web en Espa帽a: Una aproximaci贸n te贸rica desde sus or铆genes hasta su transformaci贸n en un medio sem谩ntico. Raz贸n y Palabra, 75, pp. 2-24.

Ak莽ay, A. y Arslan, A. (2010). The using of blogs and Turkish education. Procedia Social and Behavioral Sciences, 2 (2), pp.1195-1199.

脕rea, M., Borr谩s, J. y Sannicol谩s, B. (2014). La formaci贸n del maestro 2.0: el aprendizaje por tareas en entornos b-Learning. Revista Interuniversitaria de Formaci贸n del Profesorado, 79 (28), pp. 51-56.

Ariza, E. (2006) La misi贸n del Profesor Universitario en el Siglo XXI. Revista Docencia Universitaria, 7 (1), pp 1-11.

Avalos, T., Lino, R. Sigulem, D. (2012). Posibilidades pedag贸gicas con el uso de tecnolog铆as. En J. Ferr茅s, M. Estebanell, P. Cornell谩, y D. Codina, (Eds.), Comunicaciones XX Jornadas Universitarias de Tecnolog铆a Educativa (pp.62-68). GreTICE.

Barroso, J.聽 (2013). Nuevos escenarios para la formaci贸n. La integraci贸n curricular de las TIC. En J. Cabero, y J. Barroso, (Eds.), Nuevos escenarios digitales: Las tecnolog铆as de la informaci贸n y la comunicaci贸n aplicadas a la formaci贸n y desarrollo curricular (pp.57-67). Pir谩mide.

Barroso, J., Matos, Y. y Aguilar, S. (2019). An谩lisis de los recursos, usos y competencias tecnol贸gicas del profesorado universitario para comprender y mejorar el proceso de aprendizaje del alumnado. Revista Iberoamericana de Educaci贸n, 80 (1), pp. 193-217.

Bautista, G.聽 (2011). El acompa帽amiento del estudiante: profesorado para una nueva forma de aprender. En B. Gros, (Ed.), Evoluci贸n y retos de la Educaci贸n Virtual (pp. 51-71). UOC.

Bosch, R. (2018). Dise帽ar un mundo mejor empieza en la escuela. Bosch Studio.

Cabero, J. y Mar铆n, V.聽 (2017). La educaci贸n formal de los formadores de la era digital los educadores del siglo XXI. Notandum, 44(45), pp. 29-42. DOI: http://dx.doi.org/10.4025/notandum.44.4

Cabero, J. y Barroso, J.聽 (2013). La escuela en la sociedad de la informaci贸n: La escuela 2.0. En J. Cabero, y J. Barroso, (Eds.), Nuevos escenarios digitales: Las tecnolog铆as de la informaci贸n y la comunicaci贸n aplicadas a la formaci贸n y desarrollo curricular (pp.21-35). Pir谩mide.

Cabero, J. y Mar铆n, V.聽 (2014). Desarrollo de la competencia digital del alumnado universitario a trav茅s de edublogs. En J. Angulo, J. Vales, O. Acosta, y R. Garc铆a, (Eds.), Aportes y reflexiones sobre la educaci贸n mediada por tecnolog铆as (pp. 216-232). ITSON.

Castillo, E. y Gonz谩lez, E. (2015). Aplicaci贸n de las nuevas tecnolog铆as en la ense帽anza universitaria. En J. Angulo, J. Vales, O. Acosta, y R. Garc铆a, (Eds.), Aportes y reflexiones sobre la educaci贸n mediada por tecnolog铆as (pp. 233-279). ITSON.

Castro, M. (2018). Prosumidor Docente: Caso Pr谩ctico. En M. Del Valle, (Ed.), Tecnoaulas y nuevos lenguajes educativos (pp. 109-116). Editorial Tecnos.

Cornejo, J. (setiembre, 2010). Educaci贸n y globalizaci贸n: identidades e interculturalidad: problemas y desaf铆os. Congreso Iberoamericano de Educaci贸n Metas 2021, Buenos Aires, Argentina. https://www.adeepra.org.ar/congresos/Congreso%20IBEROAMERICANO/EDUCCIUDADANIA/RLE3287_Cornejo.pdf

Day, C., Sammons, P., Stobart, G. y Kington, A. (2007). Teachers Matter. Conecting Work, Lives and Effectiveness. Mc-Graw Hill Education.

Esteve, J. (2009). La profesi贸n docente ante los desaf铆os de la sociedad del conocimiento. En C. V茅laz de Medrano, y D.Vaillant, (Eds.), Aprendizaje y desarrollo profesional docente (pp.17-28). Organizaci贸n de Estados Iberoamericanos para la Educaci贸n la Ciencia y la Cultura.

Ferreiro, A. y Gewerc, A. (2012). Curr铆culum y competencia digital en educaci贸n infantil y primaria en Galicia. En J. Ferr茅s, M. Estebanell, P. Cornell谩, y D. Codina, (Eds.), Comunicaciones XX Jornadas Universitarias de Tecnolog铆a Educativa (pp.97-103). GreTICE.

Gallardo, I., Mari帽o, R. y Vega, A. (2021). Creaci贸n de materiales did谩cticos digitales y uso de tecnolog铆as por parte de los docentes de Primaria. Un estudio de casos. Revista Iberoamericana de Educaci贸n, 85 (1), pp. 39-60.

Gallego, C. (2019) Arquitectura y proyecto pedag贸gico. El papel que juega el espacio en las nuevas escuelas del siglo XXI. [Tesis de maestr铆a in茅dita]. Universidad de la Laguna.

Garc铆a, I. y L贸pez, C.聽 (2011). Los recursos de aprendizaje. En B. Gros, (Ed.), Evoluci贸n y retos de la Educaci贸n Virtual (pp. 93-144). UOC.

Lozano, A. (2004). El aula inteligente: 驴hacia un nuevo paradigma educativo? [Rese帽a del libro: El aula inteligente: Nuevas perspectivas]. Revista Electr贸nica de Investigaci贸n Educativa, 6 (2).

Marchesi, A. (2011). Pre谩mbulo. En R. Carneiro, J. Toscano, y T. D铆az, (Eds.), Metas Educativas 2021 Los desaf铆os de las TIC para el cambio educativo (pp. 7-10). OEI.

Mar铆n, V.聽 (2013). La competencia digital de los estudiantes: elemento clave para el desenvolvimiento en la sociedad de la informaci贸n. En J. Cabero, y J. Barroso, (Ed.), Nuevos escenarios digitales: Las tecnolog铆as de la informaci贸n y la comunicaci贸n aplicadas a la formaci贸n y desarrollo curricular (pp.37-56). Pir谩mide.

Mart铆nez, H. (2011). La integraci贸n de las TIC en instituciones educativas. En R. Carneiro, J. Toscano, y T. D铆az, (Eds.), Metas Educativas 2021 Los desaf铆os de las TIC para el cambio educativo (pp. 61-70). OEI.

Montero, L. y Gewerc, A. (2018). La profesi贸n docente en la sociedad del conocimiento. Una mirada a trav茅s de la revisi贸n de investigaciones de los 煤ltimos 10 a帽os. Revista de Educaci贸n a Distancia, 56(3), pp. 1-22.聽 http://dx.doi.org/10.6018/red/56/3

Pardo, I., Mar铆n, D. y De Castro A. (2021). Aprendizajes para la vida a trav茅s de la implementaci贸n de estrategias did谩cticas digitales: un estudio comparativo de casos. Revista Iberoamericana de Educaci贸n, 85 (1), pp.17-38. DOI: https://doi.org/10.35362/rie8514044

Perrenoud, P. (1999). Diez nuevas competencias para ense帽ar. Editorial GRA脫.

Piscitelli, A. (2011). Nativos e inmigrantes digitales: una dial茅ctica intrincada pero indispensable. En R. Carneiro, J. Toscano, y T. D铆az, (Eds.), Metas Educativas 2021 Los desaf铆os de las TIC para el cambio educativo (pp.71-78). OEI.

Prensky, M. (2004). The Emerging Online Life of the Digital Native. California: Corwim Sage Publishing Company.http://www.marcprensky.com/writing/Prensky-The_Emerging_Online_Life_of_the_Digital_Native-03.pdf

Prensky, M. (2010). From Digital Natives to Digital Wisdom: Hopeful Essays for 21st Century Learning. Distribuidora SEK, S.A.

Puente, 脕. y Cruz, I. (2013). El rol del profesor en la utilizaci贸n de los PLE. En M. Fonseca, (Ed.), Los entornos personales para el aprendizaje: visiones y retos para la formaci贸n (pp. 99 – 108). Universidad Metropolitana de Caracas.

Queiruga, M. S谩iz, M. y Montero, E. (2018). Transformar el aula en un escenario de aprendizaje significativo. Revista Educativa Hekademos, 24, pp. 7-18.

Robinson, K. y Aronica, L. (2015). Escuelas Creativas. Grijalbo.

Rojas, R., Mart铆n, A. y Conde, J. (2012). Integraci贸n de las TIC en los centros educativos. En J. Ferr茅s, M. Estebanell, P. Cornell谩, y D. Codina, (Eds.), Comunicaciones XX Jornadas Universitarias de Tecnolog铆a Educativa (pp.38-44). GreTICE.

Ruiz, J., Bern谩rdez, R. y Huerta-Zavala, P. (2017). Cinco estrategias pr谩cticas para trabajar las competencias b谩sicas con las TIC en la Facultad de Educaci贸n. En L. Hern谩ndez, y M. Salamanca, (Eds.), Las TIC en la Ense帽anza: Experiencias en la UCM (pp. 2-6). la Universidad Complutense de Madrid.

Talavera, H. y Junior, F. (2020). La educaci贸n en tiempos de pandemia: Los desaf铆os de la escuela del siglo XXI. Revista del Centro de Investigaci贸n y Estudios Gerenciales, 44, pp.176-187. https://www.grupocieg.org/archivos_revista/Ed.44(176-187)%20Hurtado%20Tavalera_articulo_id650.pdf

Trib贸, G. (2008). El nuevo perfil profesional de los profesores de secundaria. Revista Educaci贸n XX1, 11, pp. 183-209. DOI: https://doi.org/10.5944/educxx1.11.0.314

UNESCO. (2005). Protagonismo Docente en el Cambio Educativo. OREALC/UNESCO.

United Nations, Department of Economic and Social Affairs, Population Division (2019). World Population Prospects 2019, Volume I: Comprehensive Tables (ST/ESA/SER.A/426).

Urquidi, A., Calabor, M. y Tamarit, C. (2019). Entornos virtuales de aprendizaje: modelo ampliado de aceptaci贸n de la tecnolog铆a. Revista Electr贸nica de Investigaci贸n Educativa, 21, (e22), pp.1-12. https://doi.org/10.24320/redie.2019.21.e22.1866

Vuorikari, R., Punie, Y., Carretero S., Van den Brande, G. (2016). The Digital Competence Framework for Citizens. Update Phase 1: The Conceptual Reference Model. Luxembourg Publication Office of the European Union. https://data.europa.eu/doi/10.2791/607218

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Recibido: 03/01/2022
Aceptado: 15/01/2022
Todo grupo humano deber铆a contar con una imagen de sociedad y de ciudadano a la que como colectivo aspira, y con un sistema de educaci贸n que asuma tal misi贸n. Para las sociedades del siglo XXI, tal misi贸n se toma en un contexto de relevantes cambios geopol铆ticos, como consecuencia de la extensi贸n del comercio a nivel mundial y la revoluci贸n de las tecnolog铆as de la informaci贸n y la comunicaci贸n. Estos cambios permean la educaci贸n suscitando: la mutaci贸n de la arquitectura del centro educativo a un espacio innovador de aprendizaje, el surgimiento de una nueva generaci贸n de personas estudiantes y la demanda t谩cita de un nuevo modelo de persona profesora, con las competencias fundamentales para atender a la nueva persona estudiante en el nuevo escenario educativo. De ah铆 la finalidad de este ensayo: analizar las competencias que la persona profesora debe poseer desde ese nuevo escenario y generaci贸n de personas estudiantes. Lo cual conduce a estimar y estructurar tales competencias, desde tres dimensiones o magnitudes estrat茅gicas: Acad茅mica relacionada con los saberes disciplinar y tecnol贸gico. T茅cnica: vinculada al uso y aplicaci贸n disciplinar de la tecnolog铆a. Y de Interacci贸n socio afectiva: an谩loga con los procesos de comunicaci贸n, motivaci贸n y empoderamiento para fortalecer la confianza y el protagonismo de la persona estudiante. El ensayo concluye que la persona profesora requiere tales competencias, que no ha sido preparada para estos nuevos cambios, los que a su vez constituyen una oportunidad para incidir en la deserci贸n, atender necesidades educativas y crear nuevas oportunidades de acceso a la educaci贸n.
Every society should have an image of the community and type of citizen that they aspire as a group and an educational system that aims to achieve that image. The 21st century societies undergo the mission of achieving their images in a context of relevant geopolitical changes due to the growth of the commercial sector at the international level and the revolution of the information and communication technologies. Those changes affect the education by modifying the architecture of the educational institutions into a space of innovative learning, arising a new generation of students, and demanding a new model of teachers who have the necessary competences to take care of the new students from this new educational context. Therefore, the aim of this paper is to analyze the competences that teachers should have from this new context and student鈥檚 generations. This leads to estimate and structure those competences into three strategic dimensions: academic dimension which is related to the discipline and technological knowledge, technique dimension which is about the use and application of technology, and social-affective interactions that involve the process of communication, motivation, and empowerment to strength the confidence and prominence of the students. The essay concludes that teachers require those competences because they have not been prepared for these new changes which lead to new opportunities that can affect positively dropping out, educative needs, and new ways to access education.
Palabras clave
Keywords
C脫MO CITAR / HOW TO CITE
Arroyo-Valenciano, J. (2022). La persona profesora: Competencias para interactuar en el espacio innovador de aprendizaje. Revista Umbral, 47 (1).
Ir arriba